miércoles, 16 de julio de 2014

Sobre el Manifiesto de los Libres e Iguales


Se trata de el enésimo escrito con "abajofirmantes" que en España ha sido pero con una clara orientación nacional política, esto es, de defensa de la nación política de ciudadanos libres e iguales en derechos y deberes, la forma de sociedad política nacida de la Revolución Francesa (hace dos días celebrada onomásticamente) y consagrada en España, a pesar de sus avatares decimonónicos, gracias a la Constitución de Cádiz de 1812 en una versión de la nación política no jacobina, sino liberal. El espectro ideológico de los abajofirmantes va desde el liberalismo conservador (Herman Tertsch) hasta la socialdemocracia (Joaquín Leguina) pasando por antiguos comunistas reconvertidos a no se sabe bien qué forma de izquierdismo (José María Fidalgo, José Luis Garci) y, también, algunos representantes de ese liberalismo canalla que, de tanto juntarse con neocon, acaban siendo indistinguibles de este salvo que se introduzca uno en sus escritos más "libertarianos" o, incluso, hedonístico-progres (Fernando Sánchez Dragó, Federido Jiménez Losantos), además de habituales de estos escritos (Fernando Savater, Mario Vargas Llosa). Digamos que es un manifiesto formalmente correcto de defensa del modelo de nación política española adscrito a la Constitución de 1978, pero con grandes taras que lo hacen, en la práctica, indefendible para los que defendemos la nación política española de manera frontalmente contraria a la óptica heredada de la Transición. ¿Por qué?


Por estos motivos:

a) Se sigue cayendo en el posibilismo de defender precisamente una Constitución política, la de 1978, que es la que administrativamente más alas ha dado jamás en nuestra Historia nacional al neofeudalismo político, al separatismo y al secesionismo, esto es, a la ruptura de la soberanía nacional y de la igualdad ante la Ley de los ciudadanos españoles, esos que dice defender este Manifiesto. Esto a nivel interno. A nivel externo, y por mor de la reforma apresorada de PP y PSOE del artículo 135, es la Constitución que más ha vendido la soberanía nacional española a poderes políticos foráneos, concretamente la Unión Europea a la que, por desgracia, seguimos perteneciendo.

b) Se sigue cerrando el paso a los que defienden la unidad de España desde posiciones contrarias, críticas o revisionistas de la Transición. Posiciones que serán, sin duda, tildadas por los abajofirmantes de "fascistas", "fachas", "neofranquistas", etc. Y de ahí que se apele a partidos como PP, PSOE (cómplices, culpables y responsables de la venta de la soberanía nacional dentro y fuera de España) como Ciudadanos, VOX o UPyD (cómplices, en parte, de la venta de la soberanía nacional española a la Unión Europea). Jamás apelarán a patriotas españoles sinceros que puedan militar en formaciones como Podemos o Izquierda Unida, no ya por el enorme grado de responsabilidad hispanófoba de ambas formaciones, sino también porque estas formaciones son críticas precisamente con el régimen de 1978 que el Manifiesto defiende.

c) Ligado con lo anterior, y aún apelando a la participación ciudadana en la defensa de la nación política española, esta defensa también "intelectual" (palabra que aborrezco por su elitismo, ya que intelectuales somos todos porque todos tenemos intelecto, aunque esto da para otra entrada en mi web) se ceñirá absolútamente a la defensa de la Constitución de 1978. Es decir, que todo argumento histórico y teórico-político tendrá que pasar inevitablemente por el filtro de abogados y juristas que, junto con los registradores de la propiedad y muchos funcionarios, conforman el corpus de administración de clase de la propiedad privada, privativa y pública del territorio español. Esto conlleva que será imposible una defensa patriótica de España desde presupuestos no liberales o incluso antiliberales que, además de denunciar el separatismo rompepatrias, denuncie también el liberalismo vendepatrias a empresas extranjeras y a terceros Estados.

En definitiva, un escrito constitucionalista más. No obstante, si lo quieren firmar y suscribir, porque "la unión hace la fuerza", y "mejor esto que nada", aquí lo tienen: