miércoles, 21 de agosto de 2013

El Big Bang, la idea de Universo y el concepto de eyección


Publicado en Crónica Popular:




Cuando leí los cinco tomos de la Teoría del Cierre Categorial, obra mastodóntica donde Gustavo Bueno expone su teoría de la ciencia (una gnoseología circularista que supera con creces las limitaciones propias de la epistemología en lo que respecta a la clave de toda construcción científica, esto es, tratar de explicar como se conforma un campo científico determinado en torno a los nudos que permiten entretejerlo, siendo estos nudos las verdades científicas propiamente dichas que Bueno llama teoremas), aparecía como libro citado este que acabo de leer, Controversias sobre las distancias cósmicas y los cuásares, del astrofísico estadounidense Halton Arp, publicado por Tusquets, Barcelona en 1992. He de decir que es uno de los mejores libros que he leído nunca, por diferentes motivos:

1) Porque está muy bien escrito (y muy bien traducido por Manuel Sanromá, profesor de la Universidad Rovira i Virgili), eso para empezar. Algo que cualquiera, incluso el más lego en Astrofísica y en Astronomía podrá comprobar si se adentra en lo que puede encontrarse en esta obra.

2) Porque Arp, a pesar del epílogo crítico del doctor en Física José M. Martín Senovilla), expone unos argumentos acerca de las distancias cósmicas entre los grandes cuerpos del Espacio intergaláctico que, a pesar del tiempo transcurrido (21 años), y las numerosas críticas recibidas con posterioridad (el Sloan Digital Sky Survey, mediante imágenes infográficas de análisis del espectro visible y de corrimiento al rojo, que permite realizar una "fotografía del Universo" conocido, refutaría, según algunos, la periodicidad en la frecuenca predicha del log (1+z) o en cualquier otra en relación al corrimiento al rojo intrínseco de ciertos cuerpos del Espacio exterior que Arp señala como una de las evidencias de que el corrimiento al rojo en la espectrometría no se debe a la velocidad de desplazamiento de los grandes cuerpos del Universo que evidenciaría, según la teoría estándar del Big Bang, que el Universo se expande fruto de una gran explosión inicial surgida de un pequeño punto de concentración de materia y energía), no han perdido su vigencia ni su fuerza expositiva. Y merece la pena darles una oportunidad.

3) Arp considera que los cuásares, los supuestos cuerpos cósmicos más alejados del Universo en expansión, y teóricamente de los más grandes y peligrosos pues en su núcleo se encuentran superagujeros negros supermasivos que absorben todo lo que encuentran a su paso, surgirían realmente, como ocurre con muchas galaxias, debido a la eyección violenta de materia producida en los núcleos de otras galaxias grandes, reproduciéndose este proceso con innumerables galaxias repartidas por todo el Universo. La prueba para él de esta teoría de la eyección reside en que pueden encontrarse, en cuerpos con corrimientos al rojo intrínsecos diferentes pero dentro de un mismo grupo de grandes cuerpos, numerosos cuásares y galaxias conectados por corrientes o chorros de gases y otros materiales eyectados desde los núcleos galácticos de galaxias enormes, lo que explicaría la existencia de pequeñas galaxias compañeras de las mismas.

4) El material eyectado en chorro desde los núcleos galácticos y conformado ("holizado") posteriormente en forma de galaxias o cuásares, tanto a un lado como a otro del propio núcleo, explicaría entre otras cosas la forma de muchas galaxias (las galaxias con brazos espirales serían así porque sus brazos evidenciarían esas mismas eyecciones violentas), así como daría lugar a hipótesis sobre el corrimiento al rojo que, lejos de su relación con las distancias cósmicas que Arp no niega del todo, podría tener que ver con la conformación intrínseca de los materiales propios de cada gran cuerpo espacial y la gravedad existente entre dichos grandes cuerpos y dentro de los nuevos cuerpos formados tras las eyecciones. Gravedad que podría tener que ver, según hipótesis de Arp, con la existencia de agujeros negros supermasivos en los núcleos de las galaxias eyectadoras y eyectadas y de los cuásares en relación con los hipotéticos agujeros blancos que, sin ser todavía teoremas demostrables en sentido alfa-operatorio (teoría del cierre categorial), sí tienen su lógica gnoseológica en tanto pueden matemáticamente ser demostrados al invertir no más las ecuaciones propias que explican en Astrofísica la existencia de los agujeros negros.

5) La superposición fotográfica y las casualidades que muchos astrofísicos actuales arguyen para explicar la cercanía de cuásares a galaxias cercanas de bajo corrimiento al rojo no puede, por mucho que se empeñen, en servir de coartada a la Astrofísica para negar evidencias en más de un caso de grupos de varios cúasares cercanos y en torno a material eyectado por galaxias cercanas tanto de nuestro grupo local de galaxias como de otros. Arp desarrolló previamente a sus exposiciones teóricas sobre las eyecciones y los corrimientos al rojo intrínsecos un estudio detallado de diversas combinaciones de teoremas y esquemas de identidad que le sirvió de base gnoseológica muy potente para su reconfiguración del campo de la Astrofísica, su Atlas de Galaxias Peculiares, obra de referencia de esta disciplina.

6) La teoría de la eyección, además, tiene una clara analogía biológica que el propio Arp se encarga de ejemplificar cuando realiza la analogía con los frutos y semillas "eyectados" por muchos árboles que, por medio del viento, se posan en suelo fértil para dar lugar a nuevos árboles y plantas. También la analogía eyectiva se puede ver en el polen de las flores, en la mitosis celular o en las eyaculaciones de semen masculino en muchas especies animales, también de óvulos en las hembras. Así pues las eyecciones como proceso de producción de materia y materiales heterogéneos que, una vez "holizados" mediante procesos naturales, dan lugar a nuevas materialidades homogéneas que, además, pueden ser holizadas en campos gnoseológicos distintos de diversas ciencias mediante operaciones racionalizadas e institucionalizadas dando lugar tanto a teoremas (identidades sintéticas sistemáticas) como esquemas de identidad (identidades sintéticas esquemáticas), proceso dado tanto en "ciencias naturales" como en "ciencias humanas", tienen una importancia decisiva también en filosofía de la ciencia, e incluso en filosofía política a tenor de la argumentación que desde el materialismo filosófico se realiza de la idea de holización. Pues, también en los procesos sociopolíticos, habría analogías con la holización (la transformación de las partes heterogéneas de la sociedad estamental del Antiguo Régimen en la homogénea nación política; la transformación revolucionaria de la heterogénea sociedad capitalista dividida en clases sociales en la homogénea y holizada sociedad socialista y comunista; de signo distinto, la transformación de las heterogéneas sociedades políticas con diversas etnias o razas en su seno en nuevas sociedades racialmente homogéneas, bien sea mediante la eliminación sistemática de algunas de ellas -nacionalsocialismo alemán, genocidio étnico en Ruanda, nacionalismo étnico en la Guerra de los Balcanes, etc.-, bien sea mediante el mestizaje racial-cultural más o menos pronunciado -Brasil, naciones políticas oceánicas, Hispanidad, etc.-) y también con la eyección (los violentos procesos revolucionarios, los motines o las situaciones políticas prerrevolucionarias, prebélicas o bélicas, serían ejemplos análogos de eyección política dadas en el núcleo, pero también en el cuerpo y curso de dichas sociedades, en procesos que influyen también en el cuerpo y en el curso de dichas sociedades, como ocurre en los procesos de eyección de sociedades políticas nuevas partiendo de anteriores y su posterior holización en naciones independientes vía secesión). No habría, por tanto, holización sin eyección, aún cuando puede haber eyección sin holización, como ocurre con otra forma de eyección biológica sin holización efectiva, como es la eyección de heces fecales por parte de sujetos humanos, de personas.

7) Las teorías de Halton Arp sobre el corrimiento al rojo intrínseco de los cuerpos del Espacio intergaláctico y de la eyección de materiales heterogéneos desde los núcleos galácticos hasta la formación de materialidades heterogéneas en ese mismo espacio, como proyecto de "trituración del presente" desde un saber de primer grado, la Astrofísica, tiene un impacto que va más allá de la Filosofía, pues tiene implicaciones políticas, que el mismo Arp se encarga de señalar en su libro. No ya solo le quitan minutos de observación en diversos telescopios, por no ser Arp rentable ni conservador en el sentido de mantenedor de la eutaxia de diversos observatorios astronómicos y de sus pagadores, sino que, sin contar con el evidente desgaste anímico que su propia dirección investigadora le ha supuesto frente a otros, ha tenido que irse al Instituto Max Plank en Alemania para poder seguir viviendo de lo que mejor sabe hacer. La vida de Arp evidencia que no hay verdadera trituración del presente sin consecuencias políticas claras, aún micropolíticas como es su caso, aún cuando en su expresión más maximalista las teorías de Arp ponen en entredicho la teoría del Big Bang y muestran sus elementos más metafísicos (en el sentido marxista de la palabra, como configuraciones ideológicas fuera del Mundo, aún desarrolladas dentro de él) e irracionales. Arp, entre otros, nos permiten darnos cuenta de la necesidad imperiosa, en el Mundo del siglo XXI y posteriores, de la racionalidad más radical desde distintos saberes (científicos, filosóficos) que nos permita transformar una realidad que no puede alterarse desde concepciones gnósticas y nihilistas, sean idealistas o materialistas, que no llevan a ninguna parte salvo a la marginalidad. Si de algo sirve la obra de Arp, más allá de su impacto en Astrofísica y Astronomía, es de darnos cuenta de la necesidad imperiosa, en el racionalismo más radical, de renovar, teniendo en cuenta a esos mismos saberes de primer y segundo grado, la concepción materialista de la sociedad política de nuestros días si no queremos quedarnos en un mero club de debate o en una supuesta escuela filosófica marginada y marginal (marginación que, sin duda, se debe a factores intrínsecos y extrínsecos al desarrollo de sus ideas). En conclusión, Arp nos sirve de ejemplo de la necesidad de aprovechar la eyección de diversos materiales heterogéneos de diversos campos académicos y mundanos hacia la construcción ("holización") de una concepción materialista de la política, de la vida política, de la sociedad política, transformadora no solo de la conciencia mediante catársis individuales al modo evangélico. Sino, sobre todo, transformadora de las conciencias mediante catársis colectivas de calado universalista, lo que Marx y Engels llamaron en La ideología alemana "materialismo práctico", materialismo político (expresion que, por otra parte, usa profusamente Gustavo Bueno en su Primer Ensayo sobre las categorías de las "Ciencias Políticas"). 

No dejen de leer este libro de Halton Arp. En el futuro será una piedra de toque esencial para comprender nuestro mundo, como lo son ya los Principia Matemática de Newton. No olvidarán lo que en este libro puedan encontrar.