domingo, 2 de febrero de 2014

Izquierda Hispánica condena la invasión, expolio y ataque a Libia


Artículo publicado en Izquierda Hispánica el 25 de octubre de 2011:




La organización Izquierda Hispánica expone en esta breve nota su posicionamiento frente a lo que ocurre en Libia esta semana:


a) Condenamos la invasión y expolio del último reducto norteafricano del socialismo árabe, y el apoyo del Imperio Estadounidense y sus lacayos europeos (el Eje Franco-Alemán, Inglaterra e Italia principalmente), a los yijadistas islamistas que desde Bengasi han recibido la ayuda de la OTAN hasta llegar a Trípoli.


b) Condenamos el uso torticero y mentiroso de los medios de comunicación democráticos a la hora de justificar dicha invasión, cuyos intereses son geopolíticos y geoestratégicos (materias primas del Chad, por ejemplo, además del petróleo libio). El interés por quitar a Gadafi del poder obedece a intereses neocoloniales ya presentes desde la Italia fascista de Mussolini.
c) Condenamos la actitud nefasta y servil del gobierno socialdemócrata español del PSOE, que fue de los primeros en reconocer a los rebeldes islamistas como interlocutores políticos, junto con Italia y Francia. El socialfascismo español se desacredita cada vez más, y ya solo queda esperar su posible debacle en las próximas elecciones generales del 20 de noviembre de este año. Aunque el Partido Popular seguirá apoyando la invasión expoliadora de Libia. Nunca un partido de “izquierdas” había desarrollado políticas tan de “derechas”.
d) Lamentamos que el grueso de la población española, mayoritariamente socialdemócrata (emic y etic), no salga a la calle, pues los esbirros del PSOE, que abanderaron a las masas en el 2003, mientras gobernaba José María Aznar, no agitan el “No a la Guerra” salvo que gobierna el PP. La población española vive abducida ideológicamente, siendo la mayoría un cúmulo de individuos flotantes socialdemocratizados. Y no es previsible que al corto plazo esa mayoría social cambie, aunque pierdan las elecciones. Esta abducción social es notada ya desde países hermanos como Venezuela, Cuba o México, en los que se ve cómo los españoles y su “izquierdismo” es una falsa conciencia que es movilizada por meros intereses electorales. Y sin negar casos aislados que también protestan cuando gobierna el PSOE, es imposible que una población tan domesticada políticamente pueda avanzar hacia una alianza revolucionaria con los pueblos de Nuestra América.
e) Aunque todavía las noticias siguen siendo confusas, el posible hundimiento de Gadafi, y esto sí está claro, deja una situación en Libia que, unida a la mal llamada “primavera árabe”, primeramente democrática, tenga consecuencias impresivibles y nefastas en la política mediterránea. Y recordemos que las naciones más castigadas por la crisis han sido los PIGS europeos (Portugal, Italia, Grecia y España). El futuro es imprevisible, pero lo único que podemos saber es que es bastante oscuro.
f) A pesar de todo, Izquierda Hispánica, desde la medida de sus posibilidades, seguirá manteniéndose firme ante las eventualidades del presente y del futuro. Los proyectos y cursos políticos que defendemos (muchos ya en marcha en Iberoamérica) han de perseverar frente a los acontecimientos que vivimos, y ello aún cuando estos acontecimientos influyen desde luego en estos proyectos y cursos.
Salud, Revolución, Hispanidad y Socialismo.