lunes, 5 de mayo de 2014

Artículos sobre Cuba


A continuación se enlazan y transcriben varios artículos escritos sobre Cuba para el diario El Revolucionario, escritos entre el 7 de marzo y el 20 de octubre de 2009:


Profesores cubanos de español en la excolonia holandesa

Cuba hispaniza Surinam


La labor de los profesores cubanos es alabada por las autoridades surinamesas

Sábado 7 de marzo de 2009, por ER. Matanzas
Dialéctica de plataformas: Surinam tendrá que optar en un futuro cercano por estar en Iberoamérica o en Angloamérica. Otra opción intermedia lo aislaría de su entorno.

JPG - 23.1 KB
Firma de acuerdo entre Cuba y Surinam
Cuba asesora y apoya el Programa Nacional de Enseñanza del español en Surinam
El aislamiento cultural que padece Surinamrespecto a sus países vecinos iberoamericanos llevó al país a constituir un Programa Nacional de Enseñanza del Español, en cuyo asesoramiento participó la República de Cubadesde septiembre del año pasado.

El asesoramiento cubano sobre el idioma se enmarca en los acuerdos de 2008 firmados entre ambos países en Paramaribo. Gentes de la universidad cubana de Holguín trabajan en el asesoramiento.

Lenguas en Surinam

Aunque el idioma oficial es el holandés, el imperialismo depredador de Holanda no hizo nada por unificar las lenguas de este país que hoy día cuenta con una situación más próxima del Antiguo Régimen que de una República moderna. Así, mientras que la burocracia y autoridades hablan el holandés, el pueblo habla el sranan tongo, un híbrido de varias lenguas de origen africano difundido por los esclavos a partir del siglo XVII. El problema es que este sranan tongo aísla a Surinam del resto del mundo —ya no sólo con sus vecinos— por lo que se utilizan con profusión otras lenguas. Pueden verse películas inglesas subtituladas en español por la TV así como el inglés o el portugués se extienden cada vez más. De hecho, el portugués es la lengua que más está creciendo fruto de la inmigración de origen brasileño.

Muchos políticos y movimientos populares se están preguntando públicamente qué lengua debería ser la futura lengua de Surinam en vistas a que el holandés va camino de desaparecer como lengua realmente hablada. Algunos, como el poeta Paul Middellijn —poeta en srann tongo— ya ha abogado por el inglés, «pues vincularía Súrinam a los países anglófonos del Caribe». Middellijn ha expuesto el problema en su justa medida. ¿A qué plataforma lingüística y cultural quiere adherirse Surinam? La opción anglófona no es descabellada, pues es una de las dos realmente existentes en el continente. La otra es la iberoamericana —el español o el portugués— que es la que defendemos desde éste periódico. Un Surinam abierto a Iberoamérica tendría más salidas económicas y culturales que un país abierto al Caribe angloparlante.

El Revolucionario apoya la causa cubana por el idioma español y a los lusoparlantes de Surinam y no tiene reparos en denunciar la desidia de España que ni siquiera se ha preocupado de que el Instituto Cervantes tenga un centro en Panamaribo. Sus dirigentes socialdemócratas no parecen preocuparse por fomentar el español en países pobres. Cuba sí.

.../...

El terrorismo internacional no sólo atenta contra las democracias realmente existentes

Estados Unidos financia generosamente el terrorismo contra Cuba


Santiago Álvarez financia sicarios anticubanos

Martes 27 de mayo de 2008, por ER. Matanzas
Estados Unidos financia con generosidad a terroristas como Santiago Álvarez Fernández Magriñá, con el objetivo de desestabilizar el orden en Cuba

JPG - 8.7 KB
Santiago Álvarez
Terrorista anticubano

En el Centro de Prensa Internacional, el doctor Manuel Hevia Frasquieri, director del Centro de Investigaciones Históricas de la Seguridad del Estado de Cuba, expuso ante los medios de comunicación diferentes documentos en los que aparecían diversos datos redactados por la Sección de Intereses de Washington en La Habana y su jefe Michael Parmly, quien ha actuado como un vulgar correo en el traslado de fondos entre los terroristas de Miami y los mercenarios dentro del país.

El terrorista Santiago Álvarez Fernández Magriñá, a través de la Fundación Rescate Jurídico, envía dinero a los mercenarios a sueldo en la Isla, y consta a través de videos, correos electrónicos y acuses de recibo enseñados este lunes.

Por supuesto, las actividades de terroristas y mercenarios promovidas con el dinero de Santiago Álvarez son conocidas y avaladas por el gobierno de los Estados Unidos, que sorprendentemente todavía no se ha pronunciado sobre las declaraciones del doctor Manuel Hevia.

El doctor Hevia finalizó las declaraciones afirmando que diplomáticos estadounidenses sirven de emisarios y enlace entre un terrorista y mercenarios en la isla.

.../...

La última operación de este tipo data de 1988

Cuba realizará a 28 de sus ciudadanos operaciones gratuitas de cambio de sexo


El Gobierno cubano prepara a la población para la asimilación de la novedad

Domingo 8 de junio de 2008, por ER. Matanzas
Durante este año, el gobierno cubano ha desarrollado a personal médico cualificado gracias a la colaboración con médicos de Bélgica, y ya está a punto de firmar una resolución que otorgará a los transexuales el derecho gratuito de operarse para cambiar de sexo
JPG - 16 KB
Cuba se abre al mercado pletórico de la cirugía
28 cubanos podrán operarse, ante la incomprensión actual de la población
En 1988 el gobierno cubano ya pagó una operación de cambio de sexo, sin embargo, en aquella ocasión el rechazo social fue tan masivo, que el Ministerio de Salud Pública decidió cancelar un programa similar que pretendía ampliar este derecho.

Durante este año, el gobierno cubano ha desarrollado a personal médico cualificado gracias a la colaboración con médicos de Bélgica, y ya está a punto de firmar una resolución que otorgará a los transexuales el derecho gratuito de operarse para cambiar de sexo.
Más de 100 personas fueron examinadas por psicólogos expertos, y finalmente se diagnosticaron a 28 para que pudieran operarse. La mayoría de los examinados no deseaban someterse a una operación de este tipo.

En estos momentos, los médicos cubanos resaltan que, pese a las resistencias de cierto sector de la población hacia un cambio, en Cuba se está dando un proceso evidente de apertura hacia estos ámbitos.

Durante este año, de hecho, se han realizado una serie de reuniones y actos en los que se critica con dureza a la homofobia, a través de debates sobre la diversidad sexual, presentación de libros y hasta espectáculos de transformistas.

Las celebraciones han sido apoyadas sin objeción por el Partido Comunista de Cuba, y financiadas por parte de la Unión de Jóvenes Comunistas.

.../...

La apertura de Raul Castro se asemeja cada vez más a la Perestroika de Gorbachov

La farándula socialdemócrata española pide la liberación del rockero cubano Gorki Águila


Alejandro Sanz, Miguel Bosé, Sabino Méndez y Loquillo, entre otros, piden la liberación del líder del grupo Porno Para Ricardo

Sábado 30 de agosto de 2008, por ER. Matanzas
El rock, en vez de ser un símbolo de la transgresión -como bombásticamente se presenta a sí mismo- no es más que un instrumento del imperialismo capitalista para adocenar a las masas en nombre del mito de la cultura; mito que también se encuentra presente en Cuba

JPG - 63.2 KB
El punki cubano Gorki Águila
Anticomunista y rockero
La farándula y los titiriteros españoles de ideología socialdemócrata como Loquillo (que recientemente ha realizado un anuncio para Coca Cola), Miguel Bosé, Alejandro Sanz (conocidos estos dos, entre otras cosas, por boicotear a Venezuela en sus giras) o Sabino Méndez, entre otros, se han unido a la escritora de origen cubano afincada en Francia Zoé Valdés —hay que recordar que Francia, y más con Sarkozy, es una de las naciones políticas más hostiles al socialismo cubano—, en una iniciativa por la que piden la libertad —producida hace escasas horas, por cierto— del «músico» cubano Gorki Águila, líder del grupo de punk rock Porno Para Ricardo. En sus letras, Águila realiza varias críticas al sistema político cubano y a la izquierda comunista. En sus alegatos fundamentalistas democráticos, la farándula española, junto con más de un centenar de exiliados cubanos, han pedido que el cantautor cubano Pablo Milanés utilizara el pasado concierto que dio el jueves en La Habana para pedir la libertad del líder punk.

Las expresiones utilizadas por los músicos españoles socialdemócratas y ultrademócratas —los cuales, no dudan en realizar campañas en busca de subvenciones públicas del Estado para que les paguen por las obras que ellos realizan, las cuales se venden cada vez menos— son expresión de dos ideologías viscosas que impregnan todo el panorama político español, y por extensión occidental—mundial, salvo raras excepciones. El rockero español Loquillo expresó en su página web que «Cuba es una dictadura, hay que decirlo alto y claro. Esto es algo que ocurre desde hace mucho tiempo, con muchos músicos -no sólo de rock- perseguidos, y hay que denunciar la hipocresía de muchos artistas de este país que miran para otro lado. Hasta que no haya democracia en Cuba, yo no toco allí».

El pasado concierto en La Habana en el que actuó el popular Pablo Milanés recibió la inusitada hasta entonces en la isla presencia de personal policial. Algunos asistentes al concierto corearon el nombre de Gorki Águila pidiendo su libertad. Cuando la bloguera Yoani Sánchez desplegó una pancarta pidiendo la libertad del punki cubano, la policía actuó con prontitud y contundencia.

Como hemos dicho antes, Águila fue liberado tras pagar 24 dólares de fianza. Aunque en Cuba, por fortuna, el punk —estilo estético nacido en el Reino Unido a finales de la década de 1970, creado por el pinchadiscos y diseñador de moda Malcolm MacLaren; estilo que, por cierto, goza de un buen puñado de seguidores en la Madre Patria, seguidores en la mayoría de los casos de ideologías políciticas anarquistas, antisistema y de apoyo a grupos terroristas neofeudalistas como la ETA— es un estilo muy minoritario, el grupo Porno Para Ricardo se hizo conocido sobre todo gracias a la Internet, donde desarrollaban la mayoría de sus actividades. Entre las hazañas «musicales» de Águila constan el deshojar revistas pornográficas en sus conciertos o, una actitud muy antisitema y punk, de romper sus guitarras en medio de sus conciertos. En 2003 fue acusado y encarcelado por tráfico de drogas —algo muy común entre la farándula y los titiriteros de ese invento anglosajón e imperialista llamado rock—. Tras salir de prisión, sus vecinos, molestos por el ruido que emitía su banda punk, alertaron a la policía, la cual le conminó a pagar una fuerte multa. Águila, que se auodefine anarquista, defiende la libertad de expresión en la isla comunista. Su ejemplo también es una muestra más de que los planes y programas de la izquierda anarquista y de la izquierda comunista son totalmente incompatibles, como de todas las izquierdas definidas entre sí. De hecho, es el anarquismo la izquierda definida que más uso ha hecho del rock como elemento de transgresión, si bien el comunismo y la socialdemocracia —aparte de algunos grupos liberales en Estados Unidos— también han hecho uso de esta poderosa arma propagandística. Aunque no cabe duda de que el Imperio realmente existente, España y otras naciones políticas, harán uso para su provecho del caso de este anarco—punk cubano. Varias páginas web de izquierdas indefinidas en lengua española han criticado a Águila por autodefinirse como anarquista y a la vez ir contra Cuba, aunque resulta que, de ser sincero ese anarquismo, Águila sería muy coherente con la ideología que representa, totalmente incompatible con el comunismo. En las izquierdas indefinidas, la defensa, a la vez, de la anarquía, de la dictadura del proletariado, de la democracia radical y del separatismo y el terrorismo (étnico o islámico), en particular las provenientes de España, es una macedonia postmoderna totalmente incoherente, pero explicable debido a que las ideologías, en las sociedades de mercado pletórico como España, también son mercancías para la satisfacción de los consumidores, y que mezclar ideas incompatibles no cuesta nada para mantener el hedonismo canalla de los ciudadanos de naciones políticas democráticas (incluído el hedonismo ideológico).

JPG - 163.9 KB
Logo de RAC, iniciales en inglés de Rock Contra el Comunismo
"Rock Against Communism" (Rock Contra el Comunismo , en inglés) fue un movimiento iniciado en Inglaterra a finales de la década de 1970 por grupos punkis y skinheads (cabezas rapadas) que tendieron cada vez más hacia ideologías neofascistas y neonazis; aunque lo cierto es que la esencia del movimiento rockero -el hedonismo canalla-, si bien no es necesariamente nazi o fascista, sí es sin duda antirrevolucionario y antisocialista
El pop, el rock y todas sus variantes (rockabillypunkmetalrock durorap,techno y demás etiquetas, la mayoría de origen anglosajón), presentadas en la sociedades democráticas del bienestar como signos de transgresión e incluso de revolución, no son más que formas de búsqueda de indentidad que se dan en las sociedades capitalistas de mercado pletórico para tener más consumidores satisfechos. En el capitalismo la estética punk, roquera o rapera son posibles debido a que las mercancías y servicios propios de cada estilo referido —discos, ropa, conciertos, páginas web, publicaciones editoriales, &c.— se producen para que el consumidor ejerza su libertad para, la única libertad efectiva que sirve para elegir según qué mercancías en el gran expositor de las mismas que es el Estado democrático. De hecho, el rock (que no es más que una degeneración de la música de Bach), no está bien visto en otras sociedades políticas no capitalistas (como los países comunistas o los islámicos). Cuando en los antiguos páises del Bloque Soviético abrieron sus puertas al rock, también lo hicieron a las drogas y al mercado pletórico de las tribus urbanas. Un hecho histórico que ejemplifica esto fue el macroconcierto de agosto de 1991 realizado en el aeropuerto de Tushino, Moscú, días después del fracasado golpe de Estado del sector ortodoxo del Ejército Rojo contra Gorbachov, en el que más de dos millones de moscovitas se movían como posesos —con intervención del Ejército incluida; hubo varios muertos y numerosos heridos— ante los actos de testosterona rockera de grupos rusos y estadounidenses (actuaron bandas como Los Cuervos Negros —The Black Crowes—, Pantera o Metallica, todas estas de Estados Unidos, y los australianos AC/DC; todas bandas del Continente Anglosajón, del que surge el capitalismo).

Parece ser que ahora, con Fidel retirado del poder, y con un Raul Castro entregado a una particular Glasnost cubana, el Gobierno cubano no ha podido controlar el caso de Gorki Águila, presentando mundialmente (salvo para algunos) al rock una vez más como un movimiento cultural transgresor y rebelde, cuando en realidad no es más que un tentáculo más del imperialismo anglosajón. ¿O es que nadie recuerda que los otrora héroes del rock como los Rolling Stones o los Beatles son hoy Caballeros de la Orden del Imperio Británico y tienen negocios en todos los países de la Commonwealth? ¿Acaso nadie ve como las estrellas del rock en Estados Unidos son empresarios millonarios, como el grupo Kiss o el «cantante» de origen británico Juan Miguel Osbourne, más conocido como Ozzy?

JPG - 59.5 KB
Miguel Bosé y Alejandro Sanz
Anticomunistas reconocidos, contrarios a Hugo Chávez y simpatizantes de la socialdemocracia española; participaron en PAZ (Plataforma de Apoyo a Zapatero -presidente de España) en las últimas elecciones de aquel país europeo
La poderosa arma ideológica del rock causa impacto sobre todo en la juventud. La sensación de poder —el concierto de rock ante miles de espectadores semeja a cualquier mítin político o religioso— y de felicidad canalla —consumo de drogas, orgías— que proporciona el rock es una tentación que ha utilizado con mucha sabiduría el capitalismo. Y en Cuba, Gorki Águila, ayudado por la «izquierda» española, representada por sus representantes más esperpénticos —Miguel Bosé, Alejandro Sanz, entre otros—, ha abierto una espita que será muy difícil de eliminar en la isla. El caso Águila es el comienzo, como en la antigua Unión Soviética, del final de la relación música académica / pueblo en Cuba. Por lo que es más que probable que Cuba, si continua la esperpéntica «apertura» de Raul pase, en lo musical, de recibir elogios a su ballet a exportar grupos punkis que regalan en sus conciertos fotos de prostitutas.










.../...

Raul Castro muestra otra cesión más

Cuba iniciará diálogo político con el Eje Franco-Alemán


España, país totalmente sumiso al Eje, servirá de enlace

Miércoles 17 de septiembre de 2008, por ER. Matanzas
Raúl Castro ha decidido que ya es momento para entablar diálogo político con la Unión Europea, o lo que es lo mismo, el Eje Franco-Alemán y sus países satélite. El levantamiento de las sanciones contra Cuba por parte del Eje en junio de este verano no es más que una estrategia imperialista depredadora para convertir a la isla en una pieza clave del proyecto europeísta de dominación de otros Estados

JPG - 24 KB
Moratinos y Pérez Roque
La España actual, principal culpable de la impregnación socialdemócrata de nuestra querida Cuba
Que en Cuba, desde el abandono/retiro de Fidel (con todas las críticas que el viejo comandante pueda llevarse), se está produciendo por mor de su hermano Raúl un proceso de descomposición de la holización revolucionaria comenzada en 1959 y una vuelta a la mera existencia postcolonial es algo que se escapa a muchos filocastristas, que no ven más allá de las simpatías sentimentaloides hacia nuestro país. Pero lo cierto es que en Cuba, la izquierda comunista está perdiendo la batalla ideológica no contra el Imperio, adversario de envergadura al que pudimos tratar de tú a tú en algunas ocasiones, sino contra probablemente el mayor enemigo que jamás ha podido tener el comunismo de raíz marxiana: la socialdemocracia.

La socialdemocracia, hoy socialfascismo —socialistas de nombre, fascistas de hecho, como les gusta decir a los compañeros de El Revolucionario—, ideología de la clase dominante de la Unión Europea (debido a la total ecualización de esta con la democracia cristiana, la cual ya mismo no es nadie), ha ido penetrando poco a poco, como un ente viscoso, en el discurso y el quehacer de los políticos del PCC. Un ejemplo de ello son las declaraciones de Javier Niño sobre el diálogo político que la isla va a emprender con Europa, la Europa sublime del Estado de Bienestar:

«El gobierno cubano acepta iniciar ese diálogo. La propuesta de la UE es un diálogo incondicional, recíproco, de respeto mutuo y sobre una serie de campos como derechos y temas de medio ambiente. Ahora las dos partes están un poco negociando cuándo se podría concretar, pero lo ideal sería que fuera relativamente pronto, pero eso todavía, cuando será, cómo será y dónde será»

Con Francia como presidenta de turno de la Unión Europea, Cuba ha comenzado a mirar hacia un nuevo dueño. Si antes de la independencia fue España —en la medida en que España dejó de comportarse como un Imperio generador a mediados del siglo XIX y pasar a ser un imperio colonial más, lo que llevó a la patriótica lucha de José Martí, último gran baluarte de la izquierda liberal hispanoamericana clásica—, y desde la secesión hispánica hasta la Revolución, con Batista, fuimos propiedad del Imperio de los Estados Unidos de Norteamérica, hasta 1989 fuimos orgullosamente parte del Imperio Soviético, trágicamente fenecido. Hoy, Cuba busca con Raúl Castro un nuevo amo. Y si bien el imperialismo bolivariano choca frontalmente con las pretensiones de Raúl de tener menor trato con Chávez que su hermano mayor, el menor de los Castro Ruz no ha mirado ni a China, ni a otros Estados no democráticos homologados. Raúl mira a Europa, al Eje Franco-Alemán. Y España, con su ministro de Asuntos Exteriores Moratinos, es el enlace ideal.

El Eje Franco—Alemán utiliza a España como gancho seguro para el dominio depredador sobre toda la Hispanidad. Al menos es así cuando quien gobierna en España es la socialdemocracia (esto es, el Partido Socialista Obrero Español, hoy simplemente Partido). Y parece que Fidel, que en su última columna rechaza la ayuda estadounidense para paliar los efectos del huracán Ike (comprensible para asegurar la eutaxia del régimen castrista), se da cuenta de las intenciones de Raul. Ha criticado la hipocresía europeísta en su decisión de ayudar a Cuba, a la que ha calificado sujeta a múltiples condicionamientos. A Raul no le interesa desde luego aislar más a Cuba, y por ello busca socios que permitan el comercio normal y el intercambio continuo de bienes y servicios. Pero no es capaz, parece, de atisbar las intenciones depredadoras del Eje Franco—Alemán. Y España tampoco, la cual ya en 2005 levantó algo las sanciones (algo que Castro calificó como un gesto apenas notado por la isla), pero básicamente para influir políticamente en los cambios políticos cubanos hacia la democracia de mercado pletórico. Si bien en aquel momento el Gobierno español era proestadounidense (gobernaba Aznar), hoy la socialdemocracia es totalmente sumisa a lo dictado desde París y Berlín (especialmente París).

Y es que por lo visto, los hermanos Castro están divididos frente al Eje Franco—Alemán. Fidel no renuncia a la soberanía política y la independencia económica, ya mentadas por el Che Guevara en sus escritos, necesarios para el éxito de Cuba y de su Revolución socialistas marxiana. Pero para Raúl, Cuba ha de evolucionar en sentido similar a China, si bien Cuba no es China, ni tiene su Ejército, extensión, población ni formación política. La Izquierda Asiática sigue en pie, mientras que la izquierda comunista de la Tercera Internacional hoy día es más fantasma que cuando Marx y Engels la barruntaban en el Manifiesto. Y el socialfascismo europeísta está dispuesto a echar sus garras en Cuba, ahora que la crísis financiera estadounidense —con la posibilidad de que el aliciesco Obama gane— podría distraerle.

En todo esto hay un perjudicado: el proyecto de unión política de Iberoamérica, que hoy por hoy sólo defiende el bolivarianismo, y al que parece oponerse Raúl Castro Ruz. Y a pesar de lo indefinido del proyecto chavista, es el único que hay que habla de unión. Raúl es un impedimento para esa unión, al igual que lo es el Gobierno español actual de Rodriguez Zapatero. Sólo algo como un cambio en la orientación política exterior de Cuba —y también interior en algunos aspectos que no se pueden comentar ahora aquí— y un cambio total de régimen en España, con un Estado más fuerte, más cohesionado y más orientado al naciente socialismo iberoamericano, ayudarían a solventar estos escollos desagradables para toda la Hispanidad, aunque no sabemos qué es más díficil: o que cambien los españoles o que cambie Raúl. Los que desde luego no cambiarán son los imperialistas depredadores, tanto los que se sitúan encima de la isla como los que desde el otro lado del Atlántico muestran sus agresivas fauces.

.../...

Se entrevistó con Raúl y Fidel

Hugo Chávez visitó Cuba


La reunión con Raúl Castro duró dos horas

Domingo 28 de septiembre de 2008, por ER. Matanzas
La visita de Hugo Chávez a la isla caribeña duró apenas cinco horas, entre la madrugada del sábado al domingo, de las cuales dos se dedicaron a conversar con Raúl y Fidel Castro

JPG - 14.7 KB
Hugo Chávez y Raúl Castro
Tras visitar Portugal, Chávez arribó en La Habana, en una visita relámpago en la que departió con el presidente Raúl Castro durante dos horas sobre su reciente gira internacional y analizaron la actual situación del mundo.

La gira chavista pasó por la República Popular China, Rusia, Francia y Portugal (país hispánico con el que Venezuela mantiene muy buenas relaciones). La nota oficial de prensa del encuentro entre los líderes venezolano y cubano afirmaba: «El fraternal encuentro puso nuevamente de manifiesto los fuertes y crecientes vínculos en los más diversos terrenos entre Cuba y Venezuela, ejemplo de relaciones solidarias». Se entiende que solidarias frente a terceros, en este caso el imperialismo estadounidense y sus aliados, ya que sólo se puede entender la solidaridad de esta manera.

Chavez manifestó su satisfacción por la gira y lo conseguido en ella. Asímismo, Raúl Castro afirmó su satisfacción tras conversar con el presidente bolivariano. El diario Granma, órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba afirmó: «Fidel expresó al entrañable amigo la gratitud de todos los cubanos por la importante y rápida ayuda brindada por Venezuela tras el paso de los dos huracanes, y ratificó los conceptos planteados en sus reflexiones: el socialismo democrático».

¿Se referirá Chávez con ese «socialismo democrático» a la socialdemocracia, verdadera ideología del régimen bolivariano? Es necesario recordar que la izquierda socialdemócrata es una generación de izquierdas (la cuarta, tras la radical, la liberal y la libertaria) que surge influída por el marxismo, cuyo proyecto de Estado es un Estado de Bienestar al estilo europeo. La socialdemocracia tiene como proyecto la transformación paulatina de la democracia capitalista hacia el socialismo, vía electoral no revolucionaria y a través de reformas políticas y económicas. La socialdemocracia ha sido la ideología que mejor se ha adaptado al sistema económico capitalista, más que el liberalismo incluso, y su modelo de capitalismo con alta intervención estatal ha sido copiado por diferentes ideologías, como el fascismo, el nacionalsocialismo, la democracia cristiana o la economía islámica (todos estos modelos se consideran una tercera vía entre el socialismo y el capitalismo). Así pues se puede afirmar sin duda que, en realidad, Hugo Chávez es socialdemócrata.

.../...

De una parte Zapatero, de la otra vendrá Obama

Sobre Obama, el PSOE y la progresiva socialdemocratización de Cuba


La Revolución Patriótica y Socialista en peligro

Martes 11 de noviembre de 2008, por ER. Matanzas
Aunque todavía hay elementos gubernamentales firmes, conscientes de lo que el Movimiento 26 de Julio todavía representa en el mundo, entre los cubanos se extiende, sino un deseo de volverse liberal-capitalistas, sí algo peor: convertir a la isla en el paraíso de la socialdemocracia mundial, particularmente española. Las cesiones del Gobierno socialfascista español a Cuba en montos de dinero no son más que intentos de influir en el Gobierno de Raúl Castro para acercarle a los postulados del socialdemocratismo alejando a Cuba del marxismo-leninismo. Por si fuera poco, la Obamanía también ha azotado la isla, aunque por fortuna para la Revolución, no al nivel de los últimos huracanes

JPG - 27.4 KB
El huracán Obama se acerca a Cuba
Más peligroso que los que ya pasaron, y con el riesgo de convertirse en permanente
La victoria presidencial de Barack Obama en el Imperio realmente existente, en un principio, no habría tenido la mayor importancia para ningún miembro coherente del Partido Comunista de Cuba. Ni siquiera la campaña presidencial del candidato mulato (no negro) demócrata habría tenido repercusión sobre los cuadros más conscientes del Partido mayoritario en Cuba. Y aunque Fidel en alguna de sus columnas de opinión haya podido hacer alguna reflexión, siempre ligera, sobre el presidente electo de los Estados Unidos de Norteamérica, la sensación para la mayoría de los miembros del PCC es que nada ha cambiado ni nada va a cambiar con respecto al Imperio. Cubavisión ni siquiera transmitió el discurso del día de la victoria demócrata sobre los republicanos.

Sin embargo no se da la unanimidad ni en consenso frente a Obama, un presidente electo que, si se me permite la licencia, tiene más de mesías que de político. Entre parte de la población de la isla Obama representa un cambio real con respecto a la política de bloqueo, y algunos miembros del Partido, sobre todo en su base —lo más peligroso del asunto— tienen ilusión, esperanza y optimismo con respecto a un hombre, en primer lugar, no es comunista. Creen que Obama levantará el embargo a Cuba, y que su carácter dialogante, progresista (en el sentido socialdemócrata de la palabra) y «negro» —en Cuba sabemos distinguir un negro de un mulato; quien esto escribe lo es—, como si la característica «negro» fuese sinónimo de democracia o incluso de socialismo. ¿Nadie se acuerda de dictadores africanos como Bokassa, Mobutu o el general Amín? Por no hablar de la Nación del Islam del reverendo Farrakhan en Estados Unidos, un grupo racista, supremacista negro, antijudío y fundamentalista islámico. Algo sólo posible en el Imperio. No deja de ser infantil, y en el fondo algo racista y esnob, el creer que alguien que no sea blanco, rubio y de ojos azules (por mentar el tópico), pueda ser buen gobernante, e incluso, buena persona. En Cuba lo sabemos. Al no haber racismo en Cuba es imposible que caigamos en ese paternalismo hacia los que no son (somos) blancos, rubios y de ojos azules. Todos somos iguales, en lo bueno y en lo malo. Es el mundo influído por la hipócrita cultura anglosajona el que es incapaz de entrar en esas disquisiciones. Y de ahí el peligro de ver a Obama al nivel de un revolucionario. Ni siquiera llegará a reformista.

El delirio obamista en Cuba llega a tal punto que empiezan a circular a nivel popular fábulas con respecto al presidente electo del Imperio, convirtiendose en ocupaciones únicas y a menudo delirantes. La más rocambolesca es que Obama sería descendiente, en vez de negros de origen keniata, de afrocubanos. Así se puede ver en algunos sitios de Internet salidos de la isla (y yo diría que fomentados por la gusanera de Miami para confundir a la población), que afirman que la madre de Obama estuvo varias veces en Cuba participando en trabajos voluntarios para la construcción del socialismo en la isla. Y fue durante esos trabajos cuando conoció a Cundo, un negro de Sagua, en el centro del país, que la dejó embarazada. A los dos meses de quedar preñada volvió con el padre keniata de Obama y se casó con él. Internet es un pozo de rumores, y los que en este medio escriben gozan de impunidad democrática para legitimar sus mentiras. Y lo peor es que mucha gente, de buena fe pero indocta, se crean estas boludeces (como dirían los argentinos).

Lo peor que podría ocurrirle a la Revolución, y no tengo miedo en decir esto, es que el bloqueo acabase con Obama, porque el Imperio no desbloquearía el comercio con la isla sin recibir algo a cambio. Y ese algo a cambio sería el llenar la isla de bienes y servicios de todo tipo procedentes de Estados Unidos que transformaría Cuba en lo que los materialistas españoles que conozco llaman mercado pletórico de bienes. Y no sería Bush y su cónclave ultraconservador quienes lograsen derribar la Revolución, sino los izquierdistas (lo digo en sentido leninista) que a la vez que lucen camisetas con la efigie de Ernesto Che Guevara aplauden el «Yes, We Can» del sibilino Barack Obama. Si en el Partido cundiera la obamitis aguda que se percibe en parte de los cubanos —afortunadamente no en todos— sería el fin de nuestro sistema político.

Pero ya hay algunas declaraciones que preocupan. Obama ofrece diálogo a la isla, y José Ramón Machado, primer vicepresidente, dijo el domingo que la elección de Barack Obama era «interesante», y recalcó que ya nuestro nuevo presidente, Raúl, en tres ocasiones (las mismas que Pedro negó a Cristo) dijo que dialogaría «sin condiciones» con el emperador mulato. «Interesante es, y realmente se demuestra ahí que hubo un cambio, hubo algo que no es habitual. No podemos aceptar negociar nada con condiciones. Sin condiciones, él ya lo ha dicho tres veces. Vamos a ver si lo dice la cuarta vez». Declaraciones de Machado. «Él» es Raúl Castro. «A ver si logramos que se levante el bloqueo, que se quite el bloqueo, que eso es lo que hace falta, esa es la mejor ayuda que hay», añadió.

Pero no todos, por fortuna, los miembros del Partido bajan la guardia. Armando Hart, un verdadero patriota cubano, afirmó: «Si cumple su promesa, nacerá una nueva etapa en el combate ideológico entre la revolución cubana y el imperialismo. En ella, para alcanzar la invulnerabilidad ideológica a la que aspiramos, será necesario ell diseño de una nueva concepción teórica y propagandística acerca de nuestras ideas y su origen. Una amplia migración con distintos objetivos puede venírsenos encima y para ello debemos prepararnos culturalmente. La supresión de las limitaciones económicas impuestas a los viajes a Cuba significará que alrededor de un millón de nacidos en esta tierra o sus descendientes pueden venir como turistas o por el interés de entrar nuevamente en contacto con el terruño y sus familiares. Cuba tendrá el reto inmenso de cómo enfrentar un tiempo nuevo en la lucha cultural contra el enemigo». Es decir, cambio en la estrategia cubana sí; bajar la guardia, nunca.

JPG - 121.8 KB
Miguel Ángel Moratinos y Felipe Pérez Roque
El primero, representante del socialfascismo español; el segundo representante de un socialismo que pretende ser deglutido por el primero
¿Y qué nación política del mundo ha influido, con «ayuda» externa, tanto en dinero como diplomática, a que en Cuba haya comenzado un progresivo atontamiento de la población, en dirección a la socialdemocracia de cuño europeo? La respuesta: España. Nos comentan que la oposición en España, el Partido Popular, tilda al Partido Socialista Obrero Español (no se confundan por el nombre, es un partido socialdemócrata y keynesiano, muy influído por el socialdemocratismo alemán de mediados del siglo pasado) de radical izquierdista e incluso de bolchevique. Pero la estrategia de este partido, al que me referiré como PSOE —sus siglas— en el resto del artículo, para Cuba no es la de ser aliados de la Revolución. Se diría que su estrategia es similar a la de otro socialdemócrata, el venezolano Hugo Chávez: convertir a Cuba a su imagen y semejanza. Aunque mientras Chávez trata de imponer un modelo unitario en el continente, eso sí, todavía sin concretar, el PSOE trata de llevar a los comunistas cubanos (a los que ven como «hermanos descarriados de la verdadera izquierda») a la izquierda verdadera, real, para ellos: una izquierda fundamentalista, a la vez socialdemócrata y liberal, a la vez mística y amiga del comunismo, que lanza discursos supuestamente críticos con el capitalismo pero que luego en lo real viven como auténticos aristócratas de nuevo cuño. Eso es la socialdemocracia europea, de la que la española es su esperpento más radicalizado (aunque también podríamos hablar de la italiana o la francesa). España, o mejor dicho, la socialdemocracia española, quiere convertir a Cuba en su paraíso, una isla a su imagen y semejanza, y llevan años haciendo obras para conseguirlo.

Por si alguien no conocía esta anécdota, diré que la Reina Sofía de Grecia, esposa de Juan Carlos de Borbón, rey de España, en un despacho con el compañero Fidel, le preguntó una vez «¿Por qué no abres un poquito, un poquito?», a lo que Fidel, muy prudente y firme, respondió «¡Nooooooo, mi Reina! Si ahora abro un poquito mañana van a querer un muchito». Si el PSOE defiende la monarquía en España (como todos los partidos allá, de facto, incluso los «comunistas») es porque la monarquía española representa muy bien los intereses tanto de la banca española (una de las más fuertes y sólidas del mundo) como de la burguesía, mayoritariamente socialdemócrata, esto es, del PSOE.

Hace unos días, el vicesecretario general del PSOE, José Blanco, viajó a Cuba. Se le reprochó no reunirse con la oposición al Gobierno, a lo que él contestó que nadie se lo pidió. Pero esta dejadez con respecto a la oposición no es sinónimo de simpatías hacia la Revolución. También dijo a la prensa española que confiaba «en un futuro más abierto y de cambio» para el país. Tras su reunión con funcionarios cubanos dijo que mantuvo «discrepancias profundas» con los mismos. «Creo que las conversaciones, desde las discrepancias profundas que mantenemos, han sido suficientemente francas como para valorarlas positivamente. Creo que se puede abrir un tiempo de esperanza», dijo Blanco.

Mesías de la tolerancia y el diálogo, el presidente español José Luis Rodríguez Zapatero logra que sus lacayos, como Blanco, tengan la lección bien aprendida. El socialdemócrata Blanco dijo que vio estupendo que la administración cubana se vaya dando cuenta de «la necesidad de cambios y de apertura, gracias a la fuerza de la palabrá, de la razón —una vez más, se menta a la razón ilustrada sin decirlo, como si la razón fuese algo universal para todos los hombres; desde luego para los socialdemócratas españoles sí, si se es socialdemócrata y zapaterista, u obamista ahora—, y de los argumentos».

JPG - 365.8 KB
Manuel Cuesta Morúa, líder de Arco Progresista
El contacto socialfascista del PSOE español, aliado en su intento de impregnar a Cuba del Pensamiento Alicia español
Pero también mintió a su prensa, porque sí se reunió con un grupo opositor, el llamado Arco Progresista de Manuel Cuesta Morúa, grupo absolútamente afín a la ideología socialdemócrata del PSOE y a los intereses de esa máquina de poder que es el Partido Socialista Obrero Español, que pretende hacer de Cuba el paraíso de sus más altos cargos y simpatizantes. Blanco dijo que ningún otro grupo se lo pidió y no se reunió con otros, pero que estaba «abierto al diálogo». Pero lo único que interesa al PSOE es hacer de Cuba una isla socialdemócrata.
El PSOE, respondiendo a las críticas del Partido Popular español y de opositores cubanos más afines al Imperio Estadounidense que a la socialdemocracia española, afirmó que tenía una relación fluída con toda la oposición cubana a la Revolución, y que al mismo tiempo era un partido «comprometido con el futuro del pueblo cubano». Así lo dijo la secretaria de política internacional de este partido, Elena Valenciano. La mala fe de los socialfascistas españoles no tiene límites. Blanco dijo a la prensa mexicana en una entrevista que: «Estamos en tiempo de cambio, hay que hacer algunos cambios, en eso puedo resumir algunas de las expresiones que he escuchado a lo largo de estos días. Hay que responder a los nuevos desafíos y los nuevos retos, para eso no todo debe ser igual y creo que esa reflexión es compartida por parte de gobierno cubano, al menos es la interpretación que hago de las expresiones que he escuchado». Si bien tras los huracanes Cuba no ha recibido ayudas del Imperio, en cambio, incomprensiblemente —y ahí se ve la deriva ideológica cubana alejándose progresivamente del marxismo-leninismo— sí acepto la ayuda del PSOE, un partido dispuesto a cualquier cosa para imponer su «buena nueva», el Pensamiento Alicia, allá donde pueda. «En un momento en que la isla y por tanto sus ciudadanos fueron víctimas de dos huracanes... es más importante que nunca el esfuerzo para ayudar a esas personas» dijo también Blanco. Y ahí el PSOE, aprovechando la desgracia tras los huracanes, con su sibilino discurso, impone su imperialismo sobre Cuba. La secretaria de Estado de España para la Cooperación Internacional, Soraya Rodríguz Ramos, visitó hace poco menos de un mes nuestra patria, y consiguió conceder a Cuba un total de 33,7 millones de dólares estadounidenses en ayudas para resarcir por los daños de los huracanes. Siendo como es España el principal socio económico de Cuba dentro de los países de la Unión Europea (o mejor dicho, del Eje Franco-Alemán) no cabe duda que esta ayuda, muy criticada por la miope oposición a la Revolución, no se va a darnos sin algo a cambio. Y ese algo a cambio son cesiones económicas, políticas e ideológicas al socialfascismo español.

JPG - 8.8 KB
Luis Yáñez-Barnuevo
Socialfascista español al servicio de la oligarquía financiera española, que tanto le debe al PSOE
Pero no le será fácil. Todavía hay resistencia a la seducción tenebrosa de la serpiente socialdemócrata de Zapatero. Luis Yáñez-Barnuevo, miembro del PSOE, diputado del Parlamento Europeo, pretendió reunirse con sus homónimos cubanos del Arco Progresista de Manuel Cuesta Morúa. Pero Elio Rodríguez, embajador cubano ante el Eje Franco-Alemán, trasladó a Yáñez-Barnuevo la negativa de las autoridades nacionales a permitir dicha reunión entre socialfascistas españoles y cubanos. Quédense con la palabra Progresismo —Progreso, Progresista, «Progres», como despectívamente se llama a los socialdemócratas en España—, ya que es la más utilizada para autodefinirse el socialfascismo. No en vano, Yáñez-Barnuevo es copresidente de la asociación Cuba-Europa en Progreso. La socialdemocracia española no menta a España, sino a Europa, como enlace con nuestra isla. Con lo que además muestra que, sin dejar de lado sus propios intereses facciosos con la isla, siguen a terceros, en este caso a Francia y Alemania, Estados más poderosos que España y a los que el PSOE rinde pleitesía día sí día también, especialmente a Francia, nación que considera a España casi como su colonia. «En mi larga vida política es la primera vez que se me niega un visado de entrada en un país. Estuve en el Chile de Pinochet, en la URSS de Breznev o en la Argentina de Videla, entrevistándome con opositores a los gobiernos», dijo Yáñez-Barnuevo. Lo que no dijo es que no le movía solamente el ansia (social)democratizadora a nivel mundial, sino también los intereses de la clase dirigente española, que tanto le debe al PSOE.

JPG - 32.6 KB
Propaganda del PSOE
El socialfascismo de Zapatero es directo heredero de la Falange, grupo político gobernante junto a otros en el franquismo
Es por tanto, en gran parte, responsable de la obamitis cubana el Partido Socialista Obrero Español, que en una clara muestra de dialéctica de clases y de Estados compite con el Imperio mismo para transformar a Cuba en un paraíso tropical socialfascista. Eso sí, utilizando al Imperio para ello. Está por ver si Obama y Zapatero se convierten en el reverso sonriente de la alianza de Bush y Aznar. Lo mismo de siempre, pero en progresista. Y está por ver qué harán las autoridades cubanas para resistir al envite de la izquierda socialdemócrata, una ideología profundamente anticomunista (socialfascista), una ideología viscosa que todo lo impregna, y que pretende desde hace décadas impregnar a Cuba. Por el bien de todos nosotros, espero que la resistencia a la seducción «progre» sea lo suficientemente fuerte como para impedir el derrumbe de todo lo bueno conseguido en los últimos 50 años de Revolución Patriótica y Socialista (socialista marxista, no socialista zapateril; siempre hay que afirmar nuestras irreconciliables diferencias).









.../...

En una entrevista con el actor Sean Penn para el rotativo yanki The Nation

Hugo Chávez afirma ser socialdemócrata y Raúl Castro abre Cuba al capitalismo


Se confirman los análisis de El Revolucionario

Miércoles 3 de diciembre de 2008, por ER. Matanzas
En una entrevista del actor estadounidense Sean Penn a Hugo Chávez y Raúl Castro estos dos mandatarios hispanoamericanos deslizan perlas que los alejan de cuaquier cometido revolucionario socialista para adentrarlos en la más pura ideología viscosa socialdemócrata. ¿Es este el socialismo del siglo XXI que tanto pregonan, una reformulación iberoamericana del socialismo del siglo XIX?

JPG - 32.1 KB
Raúl Castro y Hugo Chávez
Blanco y rojo, los colores de la socialdemocracia
El actor Sean Penn, famoso entre otras cosas por su compromiso político con el Partido Demócrata, esto es, la fracción de la oligarquía financiera estadounidense que más agrada al espectro político socialdemócrata y liberal de izquierdas en las democracias de mercado pletórico, realizó sendos viajes a Caracas y La Habana para entrevistarse, junto con los periodistas Cristofer Hitchens —de la revista Vanity Fair— y el también historiador Douglas Brinkley, con el presidente de Venezuela, Hugo Rafaél Chávez Frías y el actual mandatario cubano, Raúl Castro Ruz, hermano del compañero Fidel, ausente del poder por razones de salud y edad. Estos viajes no serían más que anecdóticos dentro de las estrafalarias hazañas de los liberales estadounidenses que poco o nada entienden de la política iberoamericana de no ser por las suculentas revelaciones que tanto Chávez como Raúl hicieron a Sean Penn. Revelaciones que confirman los análisis que desde Matanzas, Cuba, se hacen en referencia a la evolución ideológica, económica y política de Cuba: Cuba tiende hacia la socialdemocracia, abandonando el marxismo-leninismo, por influencia de España y Estados Unidos... pero también por influencia de la pomposa República Bolivariana de Venezuela.

En un momento de la entrevista, traducido al español por diversos medios de información de todo signo político, Sean Penn pregunta a Chávez:

«¿Cuál es la diferencia entre usted y Fidel?»

A la que Chávez, que según el momento se ha llamado a sí mismo humanista, bolivariano, revolucionario (sin especificar de qué tipo), responde, dejando las cosas más que claras, cristalinas, lo siguiente:

«Fidel es comunista, yo no. Yo soy socialdemócrata. Fidel es marxista-leninista. Yo no. Fidel es ateo. Yo no. Un día discutimos sobre Dios y Cristo. Le dije a Castro: “Yo soy cristiano. Creo en los Evangelios Sociales de Cristo”. Él no. Simplemente no cree. Más de una vez Castro me ha dicho que Venezuela no es Cuba, que no estamos en los años sesenta. Ya ve. Venezuela tiene que tener un socialismo democrático. Castro ha sido un profesor para mí. Un maestro. No en ideología, sino en estrategia.»

JPG - 21.5 KB
Chávez y Sean Penn
Dos socialdemócratas confundiendo las cosas
Hugo Chávez se declara socialdemócrata, esto es, miembro de una izquierda definida incompatible con el comunismo, con el socialismo de corte marxista-leninista, y por tanto, no revolucionario, sino en todo caso reformista. De ahí la buena sintonía entre Venezuela y el gobierno socialfascista español de Rodríguez Zapatero. Pero es que ni siquiera Fidel es maestro estratégico de Chávez. La estrategia de Fidel era la revolución, el alineamiento con el Imperio Soviético a la vez que se ejercía la influencia generadora sobre el Tercer Mundo, el socialismo marxista, la soberanía política y la independencia económica del Imperio Estadounidense. La estrategia de Hugo Chávez es el poder militar, el impulso de alianzas con Estados ajenos a los principios revolucionarios marxistas (Irán), la socialdemocracia de bayoneta, el asesoramiento de intelectuales españoles socialdemócratas (como Carlos Fernández, Pascual Serrano o Jorge Verstrynge, simpatizantes de Izquierda Unida, coalición española de partidos ex comunistas y ecologistas, hoy día convertida en un furúnculo del Partido Socialista Obrero Español, PSOE, socialdemócrata y total dominador de la vida política española). Además de una falsa confrontación imperialista con Estados Unidos, nación a la que Venezuela vende la mayor parte de su producción petrolífera.

Los proyectos políticos de Cuba y Venezuela son incompatibles, a no ser que uno de los dos proyectos ceda ante el otro ideológica y políticamente. No se puede ser a la vez comunista y socialdemócrata.

Pero parece que Raúl (eje del llamado «raulismo», una interpretación personalista del cambio de modelo social en Cuba) podría llevar a cabo esa claudicación ideológica ante la socialdemocracia no sólo española, sino también la de los bolivarianos. A la pregunta de Penn:

«En el caso de que se celebrase una reunión entre usted y el próximo presidente, ¿cuál sería la primera prioridad de Cuba?»

Raúl responde, sin explicitar mucho:

«Normalizar el comercio.»

JPG - 25.9 KB
Raúl Castro
¿Será el nuevo Deng Xiaoping o el nuevo Gorbachov?
¿Qué tipo de normalización es esa: normalización a la China? ¿Esta capacitada Cuba para llevar a cabo una transformación a la China de sus fundamentos fundacionales como Estado dictadura del proletariado? Desde mi punto de vista Cuba no está preparada para llevar a cabo una transformación como la llevada a cabo por los chinos o por Vietnam (tanto China como Vietnam son países más ricos en materias primas que Cuba, y son países fronterizos; China, además, lleva desde 1978 creciendo a un ritmo superior al 7% anual, pero tiene además la bomba atómica, y una extensión territorial que le permite sin duda acometer transformaciones políticas que puedan alterar sustancialmente al propio planeta en su conjunto). Entonces, ¿qué tipo de normalización es esa?

«La única razón del embargo es hacernos daño. Nada puede disuadir a la Revolución. Dejemos que los cubanos vengan de visita con sus familias. Dejemos que los estadounidenses vengan a Cuba.»

Vuelve a afirmar Raúl. Seguidamente, Penn añade:

«Le enumero una lista de varios conservadores estadounidenses que han criticado el embargo, desde el fallecido economista Milton Friedman a Colin Powell, pasando incluso por el senador republicano de Texas Kay Bailey Hutchinson, quien dijo, “Hace tiempo que vengo pensando que deberíamos buscar una nueva estrategia para Cuba. Y ésta consiste en establecer más comercio, sobre todo comercio de productos alimentarios, especialmente si podemos ofrecer al pueblo más contacto con el mundo exterior. Y si podemos remontar la economía eso podría servir para que la gente fuera más capaz de luchar contra la dictadura”.»

JPG - 18.1 KB
El capullo en el puño
Símbolos de una socialdemocracia flácida, que aún con su flacidez, no renuncia a su anticomunismo y su desprecio a la Revolución Cubana
Está claro que si tanto grandes nombres del Partido Republicano como el gran economista liberal Milton Friedman (grande, lo que no excluye que sea contrario a sus principales postulados; admito la grandeza de Friedman de la misma manera que el liberal Schumpeter admitía y admiraba la grandeza de Carlos Marx) afirman que hay que acabar con el bloqueo a Cuba es porque saben que lo que más pronto podría acabar con la Revolución sería que a nuestra patria llegue el mercado pletórico de bienes y servicios. Y esto significa capitalismo. Ante estas palabras de Penn, Raúl, ni corto ni perezoso, dice:

« Aceptamos el reto ».

Aunque el raulismo suponga en principio una continuación de la obra del compañero Fidel, lo cierto es que con la presión de los demócratas liberales estadounidenses como Sean Penn, de la socialdemocracia española —tentáculo del Eje Franco-Alemán—, y del socialdemócrata Hugo Chávez y su coorte bolivariana, Cuba puede acabar su revolución marxista-leninista en el fango socialdemócrata, lo que significaría el auténtico fin de lo único que queda en pie del fenecido Imperio Soviético: el régimen del 26 de julio.


.../...

Con el malestar de Estados Unidos

Iberoamérica apoya el reingreso de Cuba en la OEA


Cuba lo rechaza

Jueves 4 de junio de 2009, por ER. Matanzas
Tras 47 años desde su expulsión, Cuba puede volver a formar parte de la Organización de Estados Americanos, tras derogar la suspensión a la isla el pasado miércoles en la última reunión de esta institución supranacional. Estados Unidos manifestó su malestar por ello, pero Cuba insiste en que no regresará
En la XXXIX Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), los distintos ministros de Exteriores de las naciones políticas americanas miembros de esta institución supranacional decidieron por consenso derogar la suspensión de membresía a Cuba, lo que permitiría su posible reingreso en la OEA. Haciendo alusión a un «cambio de época en América Latina», el ministro de Exteriores ecuatoriano, Fander Falconí, no dudó en expresar públicamente su satisfacción ante esta importante decisión. La canciller hondureña Patricia Rodas fue la encargada de anunciarlo a los medios de comunicación al final de la Asamblea.

Aunque la decisión fue aprobada a última hora, y aún contando con el malestar explícito del Imperio Estadounidense, Cuba podrá volver a formar parte de la OEA. Sin embargo, en un comunicado oficial divulgado por Cubavisión, el Gobierno, aún celebrando la rectificación sin condiciones de esta institución con respecto a su expulsión en 1962 (debido al carácter comunista que Cuba adquirió y su acercamiento al Imperio Soviético), Cuba no ha pedido regresar ni quiere hacerlo.

«En un día histórico y de reivindicación para los pueblos de nuestra América —así reza una de las románticas expresiones, alternativa a Latinoamérica, Iberoamérica, Hispanoamérica, o simplemente América, que circulan por el continente para autodefinirse—, la Asamblea General de la OEA derogó hoy sin condiciones la resolución por la que se expulsó a Cuba de esa organización. [...]Cuba no ha pedido ni quiere regresar a la OEA llena de una historia tenebrosa y entreguista, pero reconoce el valor político, el simbolismo y la rebeldía que entraña esta decisión impulsada por los gobiernos populares de América Latina», afirma el comunicado oficial.

Por su parte, el anterior jefe del Estado, hoy compañero Fidel Castro, aseguró que Cuba, a pesar del bloqueo y de no estar en la OEA, avanzó en muchos campos, como la cooperación con otras naciones políticas. Para Fidel, la OEA ha sido instrumento utilizado para realizar crímenes contra Cuba, y ha sido instrumentalizada por los Estados Unidos contra la isla, antiguo territorio español. También ha indicado que la OEA ha sido «Caballo de Troya» del neoliberalismo, del narcotráfico, de las crisis económicas y de las bases militares estadounidenses en Iberoamérica.

Aunque pueden hacerse varias lecturas sobre esta decisión de la OEA (desde un afianzamiento en las relaciones conjuntas entre todos los Estados iberoamericanos, incluídos los Estados Unidos de Norteamérica, en lo que podría derivar una unión económica e incluso diplomática más cohesionada; hasta un síntoma más de cómo, victoria electoral de Obama en el Imperio mediante, la política de las naciones hispanas tiende, incluída Cuba, hacia una integración ideológica en las coordenadas hoy indefinidas del progresismo, antes socialdemocracia), lo cierto es que la decisión supone un punto de inflexión a tener en cuenta en el desarrollo de las relaciones políticas, ideológicas y económicas entre los distintos Estados americanos, particularmente entre los iberoamericanos y Estados Unidos.

.../...

Concierto por la “paz” en la Plaza de la Revolución de La Habana

“Paz sin fronteras” en busca de mercado o la música como continuación de la política


Según algunas fuentes el espectáculo congregó a más de 1.000.000 de personas

Jueves 24 de septiembre de 2009, por ER. Matanzas
La actuación duró más de cinco horas y fue retransmitida por televisión en los cinco continentes. Este “gran evento” fue liderado por el colombiano Juanes que estuvo a la cabeza de un grupo de cantantes como Miguel Bosé, Víctor Manuel, Olga Tañón, Luis Eduardo Aute y Silvio Rodríguez, entre otros. Curiosa y paradójicamente, cantaron por una “paz” y “libertad” metafísicas en la Plaza de la Revolución

JPG - 27.2 KB
Juanes, Miguel Bosé y otros en La Habana
La gusanera cubana critica un evento que, en realidad, podría beneficiarles
Hoy, la música, por medio de los cantantes, se puede considerar una continuación o un instrumento más de la política. El cantante, además de representar un eslabón más de la denominada «cadena de valor» de la industria de la música, hace las veces de sacerdote, ídolo y de emisario-diplomático. Miguel Bosé, el artista de la ceja, se podría considerar a este respecto y atendiendo a esta última función del cantante como «un Moratinos utilizando otros medios».

Palabras tan metafísicas como «paz», «libertad» o «democracia» son utilizadas por políticos y cantantes de esta ralea porque venden mucho, muchísimo, tanto mercantil como políticamente. En el concierto, fueron constantes, por parte de los susodichos «artistas», las alusiones a estas palabrejas, viejas hembras engañadoras.

Cuba, dada su actual situación política y económica, no dudó en aceptar la celebración de semejante encuentro: hay que aliviar al pueblo y ganar tiempo, eso lo sabe muy bien Raúl Castro. Todo hay que decirlo, también tuvo el concierto sus momentos de tensión cuasi teatral, demostrando la ambigüedad y contradicción del evento, cuando Juanes y Miguel Bosé dudaron en salir a escena ante ciertas acciones de las autoridades cubanas.

Por cierto, también Obama, muy zapateril él, apoyó la gran orgía desde la Casa Blanca. Hasta Fidel Castro bendijo la fiesta porque cree que es buena para acabar con el bloqueo. Por supuesto, otros grandes beneficiados, como el Papa y el Vaticano abrazaron la iniciativa dando palmas con las orejas.

La posible transformación de este país hacia una socialdemocracia de mercado («Es hora de cambiar», se titula una de las canciones de Juanes), fue el caldo de cultivo de estos cantantes, que como especialistas del marketing saben muy bien que hay que subvencionar el producto a un potencial mercado de consumidores cubanos cantándoles lo que ellos quieren oír para, cuando llegue el momento, tenerlos preparados: ser libres para consumir. Aunque, también tiene sus costes, que seguro estarían dentro de sus cálculos, ya que en torno al 80% de los exiliados cubanos en Miami estuvieron en contra de la celebración del concierto: «Juanes traidor, amigo de Fidel», gritaban exaltados a la vez que rompían sus discos.

Desde El Revolucionario, queremos aprovechar tan complejo acontecimiento para proclamar que el peso ideológico político y los intereses económicos están a la orden del día: cuidado con las apariencias. Por este motivo no cejaremos en nuestro empeño crítico. La verdad se hace en la lucha.

.../...

Cuba cierra los comedores para empleados estatales

Adiós a 24.700 comedores obreros


La medida afecta a más de 3,5 millones de trabajadores

Miércoles 30 de septiembre de 2009, por ER. Matanzas
A partir del 1 de octubre de 2009, el gobierno de Raúl Castro comenzará a cerrar los comedores que han utilizado durante décadas los funcionarios cubanos, que representan alrededor de un 1/3 de la población. Esta medida se iniciará de forma experimental en cuatro ministerios

JPG - 8.4 KB
Cola en un comedor obrero cubano
Se pone fin a 50 años de comunitarismo alimentario
Quien no trabaja, no come. La nueva racionalidad económica del gobierno cubano muestra sus garras más afiladas con una decisión que afecta a gran parte de la población del país. La política comunista consistente en asegurar la alimentación para todos los trabajadores (el 64% de la alimentación nutricional diaria está subsidiada en Cuba), va a dar paso a una política en la que cada uno ha de ganarse lo que come trabajando, mediante el estímulo del salario (pago a destajo). El argumento es el siguiente: el trabajador estaba acostumbrado a recibir la alimentación casi gratis y se acomodaba, lo que perjudicaba su actividad productiva y esfuerzo.

Como paso intermedio, a cambio de la comida se dará a los trabajadores 15 pesos cubanos al día para alimentarse. No se trata en ningún caso de un sueldo añadido, ya que no computarán para la seguridad social y tampoco se entregarán si el trabajador no se presenta a trabajar.

La austeridad y el ahorro son «la punta de lanza» de la política económica de Raúl Castro para combatir las «diversas crisi»s que asolan a Cuba. Según el ministro de Economía y Planificación, Marino Murillo, la desorganización y falta de control en los comedores es de tal calibre que en 2008 se detectó un exceso de productos valorado en 35 millones de dólares: «Se trata de dar, más que de quitar. De abrir las puertas a la racionalidad y al ahorro, de liberar al país de una carga que no puede ni está en condiciones de seguir llevando. En fin, de dar a cada cual la posibilidad de elegir, pero sobre todo de responsabilizarse aún más con su jornada de trabajo».

El gobierno cubano quiere acabar con la subvención innecesaria que conlleva despilfarro de recursos, con la importación de alimentos caros, con la libreta de racionamiento y con el mercado negro a costa del Estado. Pero, aunque son argumentos contundentes desde los postulados de la más estricta racionalidad económica, la situación del trabajador cubano es económicamente muy precaria, lo que llevará previsiblemente a la gente a seguir trabajando para cubrir los niveles mínimos de subsistencia y poco más.

Desde El Revolucionario, creemos que hay que analizar con suma cautela los acontecimientos que se están produciendo en Cuba. Máxime cuando las medidas que en los últimos meses se están llevando a cabo por Raúl Castro parecen indicar que la apertura socialdemócrata está muy cerca y que la iniciativa del ciudadano a escala individual será cada vez más importante en la economía cubana. Racionalidad económica, posibilidad de elegir y estímulo salarial parecen ser las nuevas misivas para el futuro trabajador-consumidor cubano. Pero, ¿está Cuba socialmente preparada para el cambio?

.../...

Moratinos visita Cuba

Cuba, España… ¿Unión Europea, Estados Unidos?


Una nueva aproximación de corte socialdemócrata

Martes 20 de octubre de 2009, por ER. Matanzas
La nueva visita a Cuba del ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, demuestra una vez más la aproximación socialdemócrata del gobierno español a un país que está por ver hacia dónde dirigirá su política en el medio y largo plazo

JPG - 12.4 KB
El canciller de Exteriores cubano Bruno Rodriguez (a la derecha) con su homólogo español Moratinos (a la izquierda)
La socialdemocracia española se acerca a Cuba, pero como marioneta manejada por terceros
Con este encuentro entre Moratinos y Raúl Castro se descubre, de nuevo, la política «aliciesca» de Zapatero. Sin duda, aprovechando la presidencia española de la Unión Europea en el primer trimestre de 2010, la apuesta de acuerdo bilateral entre ambos países tiene como objetivo prioritario, por parte de España, intentar eliminar la posición común que la UE mantiene frente a Cuba.

No obstante, con semejante ideología pseudopolítica España no es consciente de las contradicciones objetivas que limitan sobremanera semejante propuesta, ya que el eje franco-alemán en ningún caso tomará posiciones respecto a este asunto al margen de lo que el emperador Obama piense.

Más allá de semejantes pretensiones megalómanas de la socialdemocracia española, intentando ser líder en todo momento de aventuras infantiles disfrazadas de política real sería, el dilema que hay que descifrar es: ¿hay un objetivo común oscuro en los acercamientos de España a Cuba, Estados Unidos y Unión Europea? Tal y como están las cosas en política cualquier cosa es posible.

Mientras tanto, Moratinos nos sigue deslumbrando con su genio diplomático.