viernes, 29 de agosto de 2014

Lo que dijimos en Izquierda Hispánica acerca de las elecciones generales del 2008 en España


Enlace original aquí:




Como lo prometido es deuda, Izquierda Hispánica ofrece aquí para sus lectores sus análisis y valoraciones de los resultados electorales de ayer.

Antes de nada es necesario hacer una autocrítica: personalmente, he pecado de ingenuo al pensar que sería posible echar a Zapatero de la Moncloa. Es más, esa era mi sensación antes de los debates televisivos. Pero tras el segundo debate, he de confesar que tuve claro que ganaría Zapatero, incluso llegué a pensar que por mayoría absoluta en algún momento. Sin embargo, al final lo más racional se impuso, la victoria holgada de Zapatero y el mantenimiento del Partido Popular. Por tanto, mea culpa mi propia ingenuidad.

Una vez dicho esto, veamos los puntos más importantes que pueden desglosarse del resultado electoral:

1.- La importancia de la Televisión en las democracias homologadas:

Los dos debates televisivos fueron una muestra clara de televisión formal (la clase de televisión que traspasa los límites de la misma). El modelo democrático homologado del Imperio Estadounidense se impone en España, mediante el consenso de los dos grandes partidos, PSOE y PP. Prácticamente, ha sido la televisión la que ha ayudado a formalizar el resultado electoral de ayer. Los debates televisados, por ejemplo, entre fuerzas minoritarias y neofeudalistas, en una clara muestra también de televisión formal, han provocado en gran medida la debacle de todos ellos. Ahondaremos después en este punto.

2.- España se consolida como país “socialdemócrata”:

España se consolida ideológicamente, ya desde los inicios de la democracia realmente existente, como un país donde la ideología dominante es la socialdemocracia, si bien una socialdemocracia híbrida con el liberalismo, el humanismo e incluso el anarquismo. Aunque el bipartidismo se ha acentuado de manera considerable -está por ver que esto traiga estabilidad a la nación española, ya que el PSOE todavía tiene que pactar, y hay fuerzas autodenominadas de “izquierda” que han sufrido una debacle electoral de órdago, y confiar un apoyo electoral en ellas, particularmente en Esquerra Republicana de Cataluña, sería una muestra más de por dónde van los tiros de Zapatero- lo que ha triunfado es la socialdemocracia en su versión española más indefinida. Ha triunfado elPensamiento Alicia, pensamiento que no tardará, salvo que la neoliberal Esperanza Aguirre se haga con el poder -esperemos que no-, en dominar también al Partido Popular.

3.- ETA, decisiva

El asesinato de Isaías Carrasco, militante del PSOE en Vascongadas -un obrero, pero para los neofeudalistas etarras todo aquel que no sea nacionalista vasco o izquierdista indefinido que les apoye es un fascista opresor enemigo de “Euskal Herría”- ha inclinado la balanza de manera totalmente favorable al PSOE. El PP ha sido incapaz de rentabilizar electoralmente el asesinato de Isaías Carrasco, cosa que sí hizo el PSOE con el criminal atentado del 11-M, aprovechándose de las protestas callejeras de personas y organizaciones a su izquierda. Era imposible que lo hiciese, porque la víctima era socialdemócrata. Ya Joan Valls, periodista español, vio hace mes y medio que ETA pondría sus cartas sobre la mesa asesinando a un miembro del PSOE. Y así ha sido. ETA lanza un mensaje claro al PSOE: este ha de cumplir lo pactado políticamente con ellos -algo que tarde o temprano el mundo conocerá- o seguirán matando. Además, ETA va a rentabilizar la alta abstención en Vascongadas, haciéndola suya. Y eso supone una presión añadida para el presidente electo Zapatero.

Hay que estar atentos al próximo comunicado de ETA, que no tardará en llegar. Le van a pedir a Zapatero cuentas por los servicios prestados, aunque sea de manera indirecta.

4.- La debacle del neofeudalismo “democrático”

Obviando a ETA y su entorno -y a CiU, que ha sido el único partido neofeudalista que se ha mantenido firme en votos y escaños, dando muestras de una gran capacidad de poder político- el PNV ha perdido votos y un escaño y, para alegría nuestra y de todos los españoles de bien (en particular a todos los españoles de izquierda real), el partido protofascista Esquerra Republicana de Cataluña ha sido uno de los grandes derrotados en estas elecciones. La absorción de votos del PSC/PSOE a Esquerra ha sido clara, y la españolización de la voluntad electoral de muchos catalanes se muestra en que Cataluña ha sido en muchos sentidos decisiva en esas elecciones. Lo que no se dice es que los catalanes han acentuado sin pretenderlo el bipartidismo en el resto de España. Es Cataluña la que ha abierto la posibilidad a que España evolucione hacia un modelo bipartidista más claro, de influencia yanki. Eso siempre es mejor que depender electoralmente de los separatistas (aunque, a pesar de los resultados, todavía se depende de ellos), pero es paradójico que sea Cataluña la que haya posibilitado aquello.

De todas maneras, nos alegramos de la debacle de los neofeudalistas de Esquerra y, más ligeramente, del BNG gallego y del filonazi PNV.

5.- UPD aparece en el Congreso

El partido socialdemócrata (más bien izquierda indefinida) Unión, Progreso y Democracia, ha llegado al Congreso, con su pope Rosa Díez al frente. Se sitúa como la quinta fuerza electoral en número de votos por detras, por este orden, de PSOE, PP, Izquierda Unida y CiU. Sin embargo, sólo tendrá un escaño, gracias a la Ley D’Hont que, amparada en la Constitución Española actual vigente desde 1978, instaura un sistema proporcional provincial de representatividad en España, lo que permite que partidos como Esquerra o el PNV tengan más escaños que otros más votados, como Izquierda Unida o UPD. Sin embargo, el traspaso de votos a UPD ha sido menor del esperado por los más optimistas. Esto quiere decir que UPD no es un partido capaz de plantar cara al claro dominio del PSOE sobre el conjunto de España (dominio refrendado ahora en Vascongadas, ya que ha ganado de manera clara al PNV).

La indefinición de UPD, sus llamadas patrióticas a la unidad de España mezcladas con un programa económico claramente liberal y, desde gran parte de la izquierda, el apoyo que recibe por parte de Unificación Comunista de España -un partido relacionado con el Centro Nacional de Inteligencia español, CNI, con un alto comportamiento sectario y con uno de los peores y más incongruentes programas políticos de los partidos de la “izquierda” española- le han podido restar votos. No sería descabellado pensar que en el 2012 UPD se desvanezca de la misma manera en que apareció. Eso mismo le pasó a Ciudadanos.

6.- El PP toma posiciones de cara al 2012

El Partido Popular es el partido que más ha subido en votos, y ha subido también en escaños. Sin embargo, Mariano Rajoy ha perdido las elecciones, lo que equivale a un fracaso, aunque después del segundo debate televisivo se trataba de un secreto a voces. El Partido Popular habrá de renovarse, y en Izquierda Hispánica nos tememos lo peor. La batalla interna dentro del partido de la burguesía nacional se librará entre dos pesos pesados:

a) Alberto Ruiz Gallardón, alcalde de Madrid, más cercano a la socialdemocracia y el niño mimado del Grupo PRISA, gran emporio de la comunicación en Iberoamérica.

b) Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid, ultraliberal -aquí la llamamos la “Thatcher española“, partidaria de prohibir las huelgas políticas, de privatizar la sanidad pública y del capitalismo de corte anglosajón.

La batalla entre estos dos, salvo un tercero en discordia que también se postule como nuevo líder del PP, será apoteósica. Ninguno de los dos nos gusta, aunque nuestros peores augurios podrían hacerse realidad: cuatro años más de Zapatero y después, la Thatcher patria. Aunque muchos indican, sobre todo desde medios afines al PSOE, que será Gallardón el nuevo chico de oro de la “derecha” española.

7.- La esperada debacle de Izquierda Unida

La gran derrotada ha sido Izquierda Unida. Algo esperado y, para nosotros, merecido. Y decimos merecido porque Izquierda Unida (hoy más que nunca Izquierda Hundida) ha hecho méritos para ello desde que Gaspar Llamazares se hizo con el poder en la coalición:

a) Por copiar al PSOE, pero también por copiarle el PSOE a ella.

b) Por apoyar en Vascongadas a los neofeudalistas proetarras, y en el resto de España a diversos grupos separatistas.

c) Por intentar ser una especie de “Mini-Yo” del PSOE. Entre dos copias, el electorado/consumidor elige a la que tiene más posibilidades de satisfacer sus demandas, esto es, a la que puede acceder al poder.

d) Por sus ninguneos en Asturias, Salamanca, Valencia y en otras provincias de España, donde Izquierda Unida ha acosado sistemáticamente al Partido Comunista de España, principal partido dentro de la coalición.

e) Porque Izquierda Unida en sí es un proyecto absurdo, ya que “la unión de la izquierda es una idea absurda“.

Por una parte, la debacle de Izquierda Unida es una noticia desesperanzadora para nosotros, porque -aparte del hecho de que ahora el neofeudalista Partido Comunista de los Pueblos de España se convierte en la segunda fuerza “comunista” española, lo cual es un hecho bastante desagradable, aunque a muchísimos votos de distancia de los partidos con representación en el Congreso de los Diputados de la nación española- esto confirma que no hay, hoy por hoy, desde posiciones de izquierda definida, ninguna alternativa al Pensamiento Alicia dominante en la España zapateril. Esto se agrava más al saber que la única fuerza que puede desbancar al PSOE del poder es el Partido Popular, representante de la burguesía nacional española. Pero por otra parte, el hundimiento de Izquierda Unida es una buena noticia a medio o largo plazo, siempre y cuando empecemos desde ya a realizar una honda reflexión sobre lo sucedido y seamos capaces de formar una alternativa real que no se despegue de la realidad española, iberoamericana y universal.

De todos modos: Gaspi, te lo mereces. Y te lo mereces a pesar de la anticomunista Ley Electoral española, vigente desde 1978, y hecha a conciencia para minimizar las posibilidades electorales del Partido Comunista de España, como el padre constitucional Miguel Herrero de Miñón reconoció abiertamente en la Cadena SER hará unos meses delante del renegado Santiago Carrillo.

Conclusión:

Se avecinan cuatro años tan intensos o más que los cuatro anteriores. El “pueblo soberano” -que en realidad no lo es- ha prefigurado un mapa político sorprendente: el de un bipartidismo tendente a la socialdemocracia aliciesca cada vez más acentuado donde el neofeudalismo pierde peso pero todavía puede hacer daño tanto en el Congreso -si el PSOE pacta con Esquerra y/o PNV y/o BNG- como fuera de él -los antisistema se verán reforzados para llevar a cabo sus acciones absurdas, ya que son futura carnaza socialdemócrata; luego está ETA, que pedirá cuentas a Zapatero por haberle ayudado a volver a ganar-, y con una Izquierda Unida merecidamente condenada a perecer en el “basurero de la Historia“, en expresión de Carlos Marx.

Cada pueblo tiene el Gobierno que se merece“, Gustavo Bueno.