lunes, 11 de agosto de 2014

Reportaje crítico-gráfico de la celebración del Primero de Mayo en Madrid, capital de la nación española (2008)


Más hemeroteca del blog de Wordpress de Izquierda Hispánica, de cuando un servidor se fue a hacer un reportaje fotográfico de la celebración del 1º de mayo de 2008, con algunos comentarios:






La celebración del 1 de mayo, día internacional de la clase obrera, en Madrid, capital de España, ha seguido a grandes rasgos la tónica de los últimos cuatro años: poca gente y reivindicaciones que no llegan a ser ni reformistas. El siguiente reportaje crítico-fotográfico resume en imágenes y comentarios a pie de las mismas lo más destacable, a juicio de Izquierda Hispánica, del día de hoy en Madrid. Todas las fotos han sido realizadas por los miembros de Izquierda Hispánica (Roberto y un servidor) que han asistido hoy al 1 de mayo en Madrid, España.
El comienzo de la concentración-marcha del día de hoy, a las 12 horas, presagiaba una tónica repetida en los últimos cuatro años, como más arriba se ha dicho: cuatro años de pocos manifestantes.
La cola de la manifestación, hacia las 12:30 horas, no llegaba ni a la mitad del tramo del Paseo del Prado, gran avenida por la que tradicionalmente discurre en Madrid esta marcha-concentración. Esta es una visión un tanto desoladora de esa cola.
A la cabeza de la marcha-concentración, como tradicionalmente se ha hecho, están los secretarios generales de los dos sindicatos mayoritarios españoles, Cándido Méndez por la Unión General de Trabajadores y José María Fidalgo por Comisiones Obreras. El primero dependiente del socialdemócrata PSOE -Partido Socialista Obrero Español- y el segundo, teóricamente, dependiente del Partido Comunista de España, hoy transmutado dentro de la coalición moribunda Izquierda Unida. A la cabeza también estaba el secretario para los movimientos sociales -¿ qué es eso de los “movimientos sociales” ? Todavía esperamos una definición correcta y concreta de este concepto oscuro y confuso, manejado sin ningún criterio por las izquierdas indefinidas; en puridad, la AVT es un movimiento social, guste o no a esta gente- del Partido Socialista de la Comunidad de Madrid, Pedro Zerolo, por otra parte activo militante del movimiento homosexual (al menos, de su vertiente más cercana al establishment socialdemócrata).
Los estandartes de UGT y CC.OO. al frente de la marcha-concentración de hoy muestran lo evidente de la realidad española: el dominio absoluto de la viscosa ideología socialdemócrata. Estos sindicatos no han montado manifestaciones gordas desde la última legislatura de José María Aznar, cuando la época del “No a la Guerra“, utilizando a la nación sólo para poner a Zapatero en el poder, aprovechándose de la buena fe de millones de españoles. En esta concentración domina lo que queda de la socialdemocracia y del comunismo en una especie deizquierda híbrida humanista (los anarquistas españoles también celebran el 1 de mayo, pero hacen tradicionalmente otro recorrido).
Las Juventudes Socialistas de España (rama juvenil del socialdemócrata PSOE) también estaba ahí. Este grupo se caracteriza entre otras cosas por ser un gancho pseudomarxistoide para la gente joven que acabe enmarañada en la viscosa tela de araña de la socialdemocracia.
Aquí el cartel con el lema del 1 de mayo oficial en España. El eslogan oficial muestra el servilismo de los sindicatos mayoritarios hacia el caudillo democrático Zapatero. Publicidad gratuíta del absurdo ministerio de la Igualdad (¿ qué igualdad ? ¿ habrá igualdad ante la ley de todos los españoles, teniendo en cuenta que en Cataluña, Galicia y Vascongadas se persigue a los españoles por hablar en español ? ¿ Y qué hay de la igualdad material, el terminar con la desigualdad económica extrema ? Todo esto no es más que marketing progre), el salario digno (¿ quién dice cuál es el salario digno ?) y la “inversión productiva” (¿ qué diáblos será eso ? ¿ Acaso las inversiones del Banco Santander no son productivas para su dueño, Emilio Botín ?).
Los discursos se dividirían en dos bloques: el bloque radical-socialdemócrata de los delegados sindicales de la Comunidad de Madrid, y el discurso servil al Gobierno de Zapatero realizado por Cándido Méndez y por José María Fidalgo. Discursos basados en atacar al PP, defender Educación para la Ciudadanía y el nuevo ministerio para la Igualdad y defender el diálogo social entre los “agentes sociales” (otra expresión de nuevo cuño).
La viscosa ideología socialdemócrata que lo impregna todo en España -y otros países del mundo- llega hasta modificar, en nombre de una “Europa Laica”, el viejo lema de la Revolución Francesa, cambiando la fraternidad por la paz. ¿ Se acuerdan del “pazpazpazpazpazpazpaz” de hace unos años ? Sigue explotándose exitósamente esa técnica de marketing progre. ¿ Cómo se compatibiliza la “Alianza de Civilizaciones” con una “Europa Laica” ? Y más cuando ahora Sarkozy reclama las raíces católicas de Francia…
Los desalojados de la Cañada Real también estuvieron presentes, junto con individuos de las izquierdas indefinidas. Piden diálogo para recuperar sus casas. Casas que se derribaron porque no eran legales, aunque los funcionarios madrileños que controlaban la legalidad de esas viviendas cobraban dinero que los inquilinos deshauciados les pagaban. ¿ Llega también el panfilismo progre a los marroquíes musulmanes residentes en España ? Por lo que al lema se refiere, eso parece.
El poeta Jaime de Urgel, miembro del partido proetarra y neofeudalista Partido Comunista de los Pueblos de España, PCPE, hoy por hoy marginal aunque cada vez -por desgracia- con más presencia, llevó una vez más su bandera segundorrepublicana de tres kilómetros. Aquí le vemos agitarla frente al edificio del Ejército de Tierra español.
Que los neofeudalistas son solidarios entre ellos en su cruzada contra la soberanía nacional y la igualdad ante la ley de los ciudadanos de las naciones políticas en que actúan es un hecho que se puede comprobar en esta imagen, en la que aparecen los proetarras del Partido Comunista de los Pueblos de España -estos mismos que se alegraron del atentado terrorista del 11 de marzo de 2004- junto a miembros del Partido de los Trabajadores del Kurdistán, grupo separatista-terrorista, los Batasuna de Turquía.
La izquierda asiática estuvo también presente, gracias a los maoístas de Unificación Comunista de España, UCE. Un partido político treméndamente oscuro, con una forma organizativa auténticamente sectaria, con puntos negros en su forma de financiación y con unas nunca aclaradas relaciones con el Centro Nacional de Inteligencia español (CNI), agencia española de servicio secreto y espionaje. La relación de la UCE con el CNI ha sido señalada por gente muy diversa, desde proetarras hasta el periodista liberal Luis del Pino. Algunos atacan a la UCE, desde sectores neofeudalistas, por defender la unidad de España. Pero la UCE, en realidad, jamás ha defendido la unidad de España. La UCE defiende la metafísica “unidad libre de las nacionalidades y regiones de España” como algo “revolucionario“. Es decir, la UCE en realidad defiende un artículo de la pésima Constitución Española actual, la de 1978. Ergo, la UCE es un partido que defiende precísamente la madre del cordero de todos los problemas separatistas de España: la propia constitución. Ergo, la UCE no es revolucionaria, sino defensora total del Orden Establecido realmente existente en España.

Por otra parte, la UCE defiende el metafísico “derecho de autodeterminación”, al igual que los proetarras del PCPE, Sindicato de Estudiantes, Corriente Roja y otras microsectas izquierdistas españolas antiespañolas. La diferencia estriba en que la UCE lo hace defendiendo a la vez la desaparición de ETA y de la línea más dura del PNV, representada por Ibarreche, Arzallus y Eguibar. Pero son tan absurdos con el asunto del privilegio de secesión como el resto de grupos izquierdistas españoles proetarras.

UCE hoy iba de la mano con el partido de izquierda liberal Ciudadanos. Suponemos que solidarios frente a terceros. Pero no deja de ser pintoresca esta unidad. Un gran error de Gustavo Bueno es haber hablado positívamente de la UCE en “El mito de la izquierda“. Quizás ahora empiece a comprender la calaña que representa aquellos a los que echó, de buena fe, un cable innecesario. Además, la UCE es la sexta izquierda. ¿ Por qué no se disuelven y nos hacen un favor a todos ? La séptima no tendrá nada que ver con ellos.

Sin embargo, no todo fue negativo, y no sólo por las diversas reivindicaciones puntuales que se hicieron, en materia de sanidad, educación, siniestralidad laboral y salarios, todas ellas las cuales nosotros también defendemos. Y no sólo gente como la mencionada apareció por allí. También se pudieron ver a personas cuya credibilidad está a una altura digna de mención, como el ex-secretario del PCE, Franciso Frutos, o al periodista prejubilado de RTVE, José Manuel Martín Medem. Sino que resulta ser uno de los primeros 1 de mayo, desde la Transición, donde se hacen reivindicaciones patrióticas españolas y menciones a los doscientos años de la Guerra de la Independencia Española (1808-1814) que permitió la transformación de la España absolutista en la Nación Española.
A pesar del criticable voluntarismo y de ser una crítica con altas dosis de moral, a título individual esta mujer reclama un renacimiento de España frente a los vicios permitidos por el Gobierno socialdemócrata en la España de mercado pletórico en que vivimos.
Este cartel, uniendo la lucha de los patriotas españoles frente a la invasión francesa y el absolutismo y la lucha obrera del siglo XXI, agrada a Izquierda Hispánica. Es digno de ser resaltado, frente a los proetarras antiespañoles que llaman “fascista” a todo aquel español orgulloso de serlo, incluso estando mil leguas a la izquierda de estos defensores de asesinos racistas.
Se repartieron banderas segundorrepublicanas de plástico y también banderas españolas rojigualdas con lemas izquierdistas. Muchos manifestantes hoy llevaban la rojigualda sin complejos, e incluso muchos, como la chica suramericana que portaba lo que se ve en la foto, fundía las dos. Y es que ambas son banderas nacionales de España.

Y también, y es algo que nos enorgullece, la Hispanidad estuvo presente en este 1 de mayo en Madrid:
Ahí estuvieron miembros del PLD, Partido de la Liberación Dominicana, defendiendo la candidatura presidencial de Leonel Fernández. Uniendo la bandera dominicana con la rojigualda española. Sin complejos y en la cara de los proetarras separatistas antihispánicos.
También estuvieron hoy en Madrid patriotas bolivianos. Nuestra solidaridad antineofeudalista con ellos en unos momentos en que Bolivia vive una dramática crisis que amenaza con balcanizar su patria.
También estuvo presente la izquierda comunista de Bolivia, a través del Partido Comunista de Bolivia, PCB.
También estuvo Cuba presente, como esta foto muestra, ondeando hoy la bandera cubana en Madrid.
Juntas ondeando hoy en Madrid, día de la clase obrera, las banderas de Ecuador y Cuba. ¿ Premonición de la Hispanidad revolucionaria ? Las premoniciones no existen. Pero esta imagen también nos gusta.
La bandera con los colores del sandinismo nicaragüense también apareció hoy en la capital de la nación española, con la reclamación que se puede leer. Pero nosotros decimos, ¿ por qué contentarse con la integración latinoamericana cuando se puede ir más allá, hacia la integración iberoamericana, junto con los países hispánicos de Europa, Asia, África y Oceanía ? Si se da una revolución iberoamericana que integre políticamente a todas las naciones hoy existentes en un gran imperio socialista, este necesitará como trampolín a las naciones que hablan español y portugués fuera de América. No pueden contentarse sólo con América. Deben ir más alla.

En definitiva, un uno de mayo gris, muy gris, excesivamente dominado por la viscosa socialdemocracia y con presencia de grupos proetarras. Pero también con toques novedosos patrióticos e iberoamericanos. Sería estupendo que estos últimos triunfen sobre los primeros en el futuro. En la consecución de ello estaremos luchando nosotros, los materialistas iberoamericanos y todos los sinceros patriotas de izquierdas que hablan español y portugués.