domingo, 14 de septiembre de 2014

De cuando seis soldados españoles murieron en el Líbano (2007)


Enlace original:





Zapatero es un trilero. Ha engañado a la nación española (sí, nación, Nación Política de Ciudadanos Libres e Iguales; no una Nación Étnica, sino Política) constantemente, sólo con el objetivo de mantenerse en el poder. ¿ Se es de “izquierdas” por votar al PSOE ?

6 soldados muertos en el Líbano. ¿ Para cuándo las manifestaciones en frente de Ferraz contra la guerra del Líbano ? Ah, no. Que vamos en misión de paz y, además, gobiernan “los nuestros“. Lo que hace la propaganda.

En un país serio, con una izquierda seria, con seis de nuestros soldados asesinados por el fundamentalismo islámico, tejemanejes con los partidosseparatistas, leyes de dependencia que hacen más dependientes a los que menos tienen con respecto a los que tienen más, leyes contra los asesinos de mujeres que no sirven para nada (y como lo saben, piden a los medios de comunicación que dejen de sacar noticias sobre el tema), estatutos de autonomía que devuelven privilegios del Antiguo Régimen en nombre de “la izquierda” y la “democracia”, con el Banco de España vendiendo sus reservas de oro a un 20% cada año, con unainmigración cada vez mayor, con un servilismo total al eje francoalemán en la Unión Europea, con una limpieza sin igual en Televisión Española para convertirla en un medio más al servicio de la multinacional PRISA, &c., &c.,… Lo dicho, con una izquierda seria en un país serio, hace tiempo que se hubiera asaltado el Palacio de Invierno español y se hubiera fusilado a éste impostor político, vendedor de humo y mentiroso compulsivo que tenemos de presidente.

No se puede negociar con alguien que no entrega sus armas y que, además, misteriosamente, tiene pillados por los huevos al Ejecutivo. Chamberlain negoció con Hitler. Y así le fue a Europa.

En fín. Poco se puede esperar de una progresía (que no IZQUIERDA) nacida de un boyante Estado del Bienestar cuya única preocupación es conservar el poder, los privilegios y el estatus social de sus vástagos a costa de lo que sea.

Desde 2004 me siento estafado por éste Gobierno de necios y los tontos útiles que le bailan las pascuas. La revolución sólo se hará en España cuando la nación se libere del yugo progresista que la atenaza sin saberlo. “La ideología dominante es la ideología de la clase dominante“. Lo que ocurre es que esa clase dominante ha mutado ideológicamente en treinta años. Antes falangista, ahora “progre“.

Espero ver el día en que ésta panda de sicofantes sea machacada y enterrada en el basurero de la historia.

Una maldición china decía “¡ Así vivas en tiempos interesantes !”. Ciertamente no es un buen deseo. Pero ciertamente hay cosas peores.

No basta para ser de izquierdas decir “soy de izquierdas”. Hitler decía que era socialista (y católico, por cierto). Pol Pot decía que era comunista, y era un racista budistizado que mezclaba con marxismo sus paranoias reaccionarias.

Batasuna/ETA no es más que un grupo neofeudalista, de extrema derecha, que busca la destrucción de la nación política española, en nombre de una Euskal Herría socialista pero cuyo verdadero inspirador es Sabino Arana, ese prenazi. Llamar a eso conflicto es como decir que Sicilia vive oprimida por Italia pero hay una guerrilla llamada Mafia que defiende al pueblo.

No pretendo convencer a las izquierdas indefinidas de que la tierra gira alrededor del sol. La verdad es la verdad, la diga dios o el diablo. Y la tierra seguirá girando alrededor del sol hasta que sea evidente para todos que así ocurre.

Los maoístas de la UCE no son los únicos que reivindican a España desde las izquierdas. Personalmente tengo muchos reparos a éstos de la UCE, ya que me parecen un partido político pésimamente organizado y con un programa político absurdo. Reclaman la “unidad de las nacionalidades de España“. ¿ Pero cómo se puede pedir eso, si en España sólo hay una nacionalidad, la española ? España es una Nación Política con varias naciones étnicas en su interior. El trabajo en la izquierda consiste en homogeneizar a la nación, no en convertirla en un reino de Taifas, o en el Imperio Austrohúngaro, de malograda memoria. O en Yugoslavia. O en la URSS. O en Etiopía. Homogeneizar no significa hacer una limpieza étnica.Significa hacer la revolución. Significa que la Nación Política es el seno de un cuerpo de ciudadanos libres e iguales en derechos y deberes. Algo que el NSOE se empeña en destruir dando privilegios en nombre de la democracia, el progreso y la izquierda. Mayor ignominia no puede existir.

Me quedo, de momento, con éstos:


Corriente Comunista Internacional.

En “Posiciones Básicas” escriben:

- El terrorismo no tiene nada que ver con los medios de lucha de la clase obrera. Es una expresión de capas sociales sin porvenir histórico y de la descomposición de la pequeña burguesía, y eso cuando no son emanación directa de la pugna que mantienen permanentemente los Estados entre sí ; por ello ha sido siempre un terreno privilegiado para las manipulaciones de la burguesía. El terrorismo predica la acción directa de las pequeñas minorías y por todo ello se sitúa en el extremo opuesto a la violencia de clase, la cual surge como acción de masas consciente y organizada del proletariado.

También escriben:

- Todas las fracciones de la burguesía son igualmente reaccionarias. Todos los autodenominados partidos « obreros », « socialistas », « comunistas » (o « ex comu­nistas », hoy), las organizaciones izquierdistas (trotskistas, maoistas y ex maoistas, anarquistas oficiales) forman las izquierdas del aparato político del capital. Todas las tácticas de « frente popular », « frente antifascista » o « frente único », que pretenden mezclar los intereses del proletariado a los de una fracción de la burguesía sólo sirven para frenar y desviar la lucha del proletariado.

Y también, escriben, con júbilo por mi parte:

- Todas las ideologías nacionalistas de « independencia nacional », de « derecho de los pueblos a la autodeterminación », sea cual fuere el pretexto, étnico, histórico, religioso, etc., son auténtico veneno para los obreros. Al intentar hacerles tomar partido por una u otra fracción de la burguesía, esas ideologías los arrastran a oponerse unos a otros y a lanzarse a mutuo degüello tras las ambiciones de sus explotadores.

Un profesor mío lamentaba en clase muchas veces que ya no hay comunistas. Pues aquí los tiene. Pero unos comunistas renovados y a la vez fieles a los principios de Marx y Lenin. Ni “izquierda aberchale“, ni “progresismo”, ni moñigos de goma de venta en ferias de pueblos. El tiempo dirá cuál es el futuro de larevolución, y cuál el de los progres.