lunes, 20 de octubre de 2014

Breves reflexiones sobre la Asamblea de Podemos en Madrid



Estuve en la Asamblea Constituyente Sí Se Puede de Podemos en el Palcio de Vista Alegre de Madrid. Quisiera comentar algunas cosas que saco en conclusión de dicha ceremonia etológica:

1) En realidad no se pueden sacar conclusiones políticas en sentido maximalista de un acto de dos días que no ha acabado realmente. Pues las votaciones a propuestas, enmiendas y listas se van a seguir realizando por Internet estos días que vienen. Esto demuestra que no son democráticas ni abiertas a la ciudadanía, en tanto que solo podrían votar los que tienen acceso técnico y por conocimientos a la tecnología informática que permite la participación. Los negados informáticos y la gente mayor que desconoce estas cuestiones tendrán que conformarse con la habitual telepredicación del contubernio de Somosaguas, que es y seguirá siendo quien controle Podemos.

2) Para ser una organización con menos de un año de vida han convocado a mucha gente al acto, pero para movilizar a tanta gente en tan poco tiempo el acto no ha convocado todo lo que podría o debería. 8000 el sábado y 4000 (la mitad) el domingo no es para tirar cohetes tampoco, aún cuando es encomiable en cierto sentido.

3) Aprenderán con el tiempo, pero hubo momentos sobre todo a nivel técnico un poco chapuceros. Horas de retraso en la presentación, problemas de sonido no solventados ni bien preparados antes del acto, y acabar el acto el domingo con la canción separatista catalanista "l'Estaca" de Lluis Llach deberían poner en guardia a más de uno ante un conglomerado como el de Podemos.

4) Todo el mundo ahí quiere la mejor organización posible, solo que unos asocian la mejor organización a un grupo de personas concreto que ha sido el promotor, y que han sido los que más contentos han salido del acto de este fin de semana (gente de Somosaguas, Contrapoder y La Tuerka sobre todo), y otros asocian la mejor organización posible a la organización en sí y a su mayor institucionalización, aún pecando de democratistas, pero queriendo evitar que Podemos se convierta en una empresa "familiar" tipo RUMASA o algo así. Cosa que siempre ha sido porque los derechos sobre el nombre Podemos los tiene Pablo Iglesias Turrión.

5) Las asambleas jamás son "democráticas". Siempre domina quien tiene el megáfono y quién mejor actúa. 

6) Muchas veces Pablo Iglesias se ha metido con José Luis Centella (secretario general del Partido Comunista de España) por ser "tartaja" o con Pedro Montes (economista del Frente Cívico) porque "no se le entiende", y como Pablo Iglesias vende imagen, ha estudiado comunicación política, telegenia y es actor de teatro, sabe cómo hablar, cuándo hablar y por qué, y ha estudiado todo eso para ser el mejor líder posible, es decir, es un "empresario de sí". Pablo Echenique podrá tener mejor preparación que Iglesias y ser, en el fondo, más inteligente. Pero, sin querer ser cruel, Iglesias le aplica el mismo baremo medidor de liderazgo que le aplica a Centella, con mayor saña incluso. Iglesias maneja al público como quiere, como buen actor que es. Y les dice cuándo aplaudir y cuándo callar. Esto no hace a un macho alfa como él bien reconoce. Ni siquiera Mario Luna, el traductor pionero al español de los códigos de seducción de los maestros norteamericanos, definiría macho alfa por lo que se vio en Vista Alegre con Iglesias. Detrás del líder y actor, se esconde una persona muy tímida e insegura que, no obstante, tiene la valentía suficiente como para disputarse constantemente a sí mismo día tras día. Ese es el paradigma de un tipo de liderazgo muy concreto: aquel que asume las contradicciones capitalistas y los modos neoliberales de actuación en la vida política para, sin saberlo, ser neoliberal.

7) Las cinco propuestas más votadas las podría defender cualquier Partido político hoy día, también los de la "casta". Podemos es un partido transversal que proviene de una tradición izquierdista, pero que es en realidad "atrapalo-todo", como ya dije aquí: http://www.larepublica.es/2014/10/la-estrategia-politica-de-pablo-iglesias/

8) Hablé con mucha gente saliendo del acto, y muchos, la mayoría, estaban entre escépticos y desilusionados. Claro que, precisamente, estos escépticos y desilusionados son los que "sobran" en Podemos si no se reciclan. Un partido atrapalo-todo con una estructura jerárquica y centralizada con círculos a su servicio, de los cuales pueden surgir talentos, eso quiere Pablo Iglesias para Podemos. Una máquina bien engrasada para la toma del poder del Estado. Ahora bien, ¿puede hacerlo? Porque las prisas no son buenas, y en ese sentido el mayor enemigo de Podemos son las prisas. Es decir, el mayor enemigo de Podemos es Pablo Iglesias, porque él es su mayor enemigo (de momento).

Todo está en el aire, y las mismas armas que llevan a Iglesias Turrión a donde está le pueden sumir en el olvido y el descrédito.