martes, 4 de noviembre de 2014

Conclusiones sobre el Encuentro Mundial de Movimientos Populares: La visión de DRY


Publicado en la web de Democracia Real Ya:





La Asociación Democracia Real Ya ha sido uno de los invitados  por la Santa Sede al Encuentro Mundial de Movimientos Populares, evento en el que también han participado  organizaciones como la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica) y la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca). En DRY hemos asumido nuestra participación en el acto como una oportunidad y una responsabilidad. Por varios motivos:
1) Porque aunque Democracia Real Ya sea una organización aconfesional (como, por otra parte, creemos que debería ser toda organización política), reconocemos y asumimos que en España los católicos son la confesión mayoritaria, lo que lleva a que la Iglesia Católica tenga en nuestro país una relevancia histórica, cultural y social (y, por supuesto, espiritual) inneglable. Y  son los mismos católicos los más interesados en establecer alianzas, contactos y convergencias con otros grupos, sean o no creyentes, a la hora de enfrentarse a problemas comunes como la desigualdad social, la pobreza, la exclusión, la opresión y explotación laboral o la corrupción política. Entendemos que en la lucha en esos frentes tenemos objetivos comunes.
2) Porque para nosotros ha sido una oportunidad inmejorable de conocer a militantes de estas luchas de buena parte del Mundo, especialmente de América Latina. Gracias a este encuentro hemos podido intercambiar experiencias con gente que ha sido acusada falsamente de conspiración y ha sufrido prisión tan sólo por reclamar mayores derechos laborales para sí y para los suyos. Para los compañeros que conocimos de México, Guatemala, Argentina, Brasil, Bolivia (incluido el presidente Evo Morales), Chile, Colombia, Ecuador, Honduras, Nicaragua, Estados Unidos, Cuba, Mozambique, Filipinas, pero también Suráfrica, Malí, Egipto, Palestina, Israel, India, Holanda, Alemania, Austria, Canadá, Bélgica, Luxemburgo, Francia, Italia, Portugal va nuestra gratitud también. Gracias a este encuentro hemos podido iniciar un fructífero intercambio de experiencias, estrategias e ideas al que daremos continuidad.
3) Porque a pesar de algunos fallos organizativos, (a saber, que en la recepción con el Papa Francisco solo pudiesen hablar con él hispanoparlantes americanos, quedando los demás excluidos; que durante los tres días que duró el encuentro no todas las organizaciones tuvieran oportunidad de exponer sus ideas, o que no se hubiera previsto un sistema de traducción simultánea en los grupos de trabajo, lo que hubiera facilitado mucho su actividad) esta fue, en líneas generales, correcta. Esperamos que de cara al futuro en nuevos Encuentros estos fallos se corrijan.
Entendemos que con este encuentro la Iglesia Católica quiere lanzar al mundo un mensaje muy claro: que quiere estar del lado de los más desfavorecidos. La cooperación entre asistentes, tanto militantes y grupos sociales invitados como miembros del clero, nos ha parecido ejemplar, y nos anima a plantearnos futuras colaboraciones tanto con la Iglesia como con los otros grupos allí representados, especialmente en la lucha contra la opresión económica y la exclusión social; especialmente en el ámbito iberoamericano; a pesar de la advertencia hecha por el Cardenal Peter Turkson al cierre del encuentro, quien dijo aunque la palabra “lucha” fue la más nombrada en aquellas jornadas, sobre todo por los latinoamericanos, ni el Papa Francisco ni la curia romana van a implicarse ni en revoluciones políticas ni en programas de transformación social radical desde el poder: el reino de la Iglesia, vino a decir, no es de este mundo. Comprendemos esta postura, incluso la compartimos; la religión y la acción política habitan en ámbitos distintos, y así debe ser. Pero para nosotros, como para las otras organizaciones sociales allí presentes, éste sí es nuestro mundo, y vamos seguir trabajando para mejorarlo. Ahora, gracias a las sinergias creadas gracias a este  Encuentro Mundial de Movimientos Populares, con fuerza y armas renovadas. Por eso creemos que ha sido importante que Democracia Real Ya haya estado allí.
CARTA ENTREGADA AL PAPA FRANCISCO
Al Santo Padre, Francisco:
Desde tu nación hermana, España, nuestra asociación “Democracia Real Ya” (DRY), queremos expresarte el honor que sentimos por invitarnos al Encuentro Mundial de Movimientos Populares, y la alegría que a muchos en España, nacionales e inmigrantes, creyentes y no creyentes, supuso la noticia de tu pontificado. Nosotros, DRY, empezamos hace tres años las movilizaciones llamadas ‘indignadas’ bajo el lema “No somos mercancías en manos de políticos y banqueros”. Para DRY, supone una fantástica oportunidad para comunicarte que estamos, en la raíz, contra lo mismo, lo que tú expresaste, entre otras cosas, en tu Exhortación Apostólica “Evangelii Gauidium”, esto es: la personificación de las cosas y la cosificación de las personas.
Contra ellos estamos nosotros y tú. Pues el individualismo extremo dominante, unido al desarrollo de un inmoral capitalismo neoliberal, hace que los excluidos, los marginados, los miserables, los parias de la tierra, sean tratados como cosas, y que se valoren más las cosas que con sus manos producen, distribuyen, intercambian, cambian y consumen. Por ello te entregamos esta carta escrita con las mismas manos con que las clases de trabajadores de España producen valor y riqueza. Las mismas manos con las que, aún aumentando la población bajo el umbral de la pobreza relativa, aún creciendo el número de familias con todos sus miembros en paro, aún subiendo el ignominioso número de niños que solo pueden realizar una comida al día, aún creciendo el número de desahucios injustos, de indigentes, de inmigrantes sin cartilla de la seguridad social, de personas viviendo en condiciones de “chabolismo vertical” y de peligro (muchos) de empeorar sus condiciones laborales a condición de no protestar o irse “a la calle”, aún así, con sus manos, tomaron las calles. Y con ellas, señalaron a los culpables de su situación, políticos y banqueros a los que sirven.
España empieza a decir que nuestro pueblo no son “cosas”. Que su dignidad no se pisotea. Y que con el resto de afectados por la cosificación de la dignidad humana de todas las demás naciones, seguiremos señalando las causas y también las posibles salidas a esta situación en que se particulariza lo universal (la dignidad humana a unos pocos) y se universaliza lo particular (la individualidad como individualismo). Por ello, tu pontificado y tu “Evangelii Gaudium”, son síntomas de nuevos vientos de cambio en todas las naciones, y en particular las de lengua española.
Por eso en DRY, donde hay creyentes y no creyentes, todos luchamos contra lo que separa a las personas entre sí “convirtiéndolas” en cosas. Y celebramos esta oportunidad de conocer nuevos compañeros en la misma trinchera de todo el Mundo. Por ello, te decimos que nos ponemos a tu disposición para seguir trabajando desde hoy, incluyendo el momento en que visites tu casa y la nuestra, que es España, que no es sino parte de la casa común y abierta de todas las naciones representadas en tu, nuestro, encuentro.
Cuenta con nosotros para ello, y para más cosas. Trabajar en la misma trinchera es trabajar para ayudar a los demás. Porque no somos cosas, en los demás estamos nosotros, y en nosotros están los demás.
Tuyos en la trinchera:
Santiago Armesilla.
Sonia Oronoz.
Asociación DRY.
Madrid, 25 de octubre de 2014.
(NOTA: original escrito a mano y entregado a SS Francisco en el Encuentro Mundial de Movimientos Populares, celebrado en Roma los días 27, 28 y 29 de octubre de 2014).