martes, 27 de mayo de 2014

Historia de una imagen


Publicado en Crónica Popular:
 
 
Aquí salgo yo con un plátano en una mano, un rico macaco, una copa de agua, una botella de Anís del Mono y su etiqueta detrás, con las siglas IHO (es decir, "Izquierda Hispánica Orangutanofláutica) en un fondo rojo rollo politburó. No la he hecho yo, ni ningún amigo mío. La han hecho, según me han confirmado, dos sujetos que responden a los nombres de Felipe Giménez Pérez y José María Rodríguez Vega, conocido en redes sociales como "Zarpax". La verdad es que es original y me ha hecho mucha gracia la parodia que han hecho, pero detrás de esta burla que a muchos parece incomprensible, hay una historia tremendante perversa y perturbadora (como diría el vlogger venezolano Ross Rotzank), que paso a contar a continuación, y que da cuenta de la mentalidad ética, moral y política de estos dos sujetos y los que les protegen y justifican.



Hace un par de años ya que en una discusión en redes sociales (facebook) algunos miembros de Izquierda Hispánica, en concreto mi pareja, puso una noticia tremendamente escabrosa, que da cuenta del mal intrínseco de muchas acciones humanas. Habían metido en la cárcel a varios tailandeses por regentar un prostíbulo clandestino donde utilizaban a hembras de orangutanes depiladas y maquilladas como niñas o mujeres para ser violadas por hombres. La atrocidad cometida por estos degenerados, condenable por cualquiera, fue también repudiada por Felipe Giménez Pérez, que intervinó en la conversación para, sin embargo, posteriormente, dando muestras de claros signos de una incipiente bipolaridad, de justificarlo y defenderlo diciendo que mientras hacían eso no violaban personas y que era bueno para la salud del Estado (la eutaxia, ya hablé de ello aquí: http://www.armesilla.org/2014/01/eutaxismo.html). Todo el Mundo, incluido yo, fuimos a por él por tomarse a broma algo tan serio y por encima justificarlo, mostrando una perversa amoralidad. La cosa se encendió bastante porque algunos amigos de Giménez Pérez, como los ex-miembros del Partido Comunista de España y hoy en Nódulo Materialista Javier Delgado Palomar y José Manuel Rodríguez Pardo, defendieron a Giménez identificando su ataque a él como un ataque a Nódulo, a Gustavo Bueno, a la Fundación Gustavo Bueno y al materialismo filosófico. Tras aquello, y todavía dos años después, identifican nuestra asociación con aquel incidente llamándonos despectivamente "Izquierda Orangutanofláutica". ¿Por qué se cerró filas con Felipe Giménez Pérez? A mi juicio por dos motivos, uno ideológico y otro estructural de Nódulo Materialista:

1) El ideológico: Giménez escribió hace años este texto: "Materialismo, liberalismo, conservadurismo y orden" (http://www.nodulo.org/ec/2004/n033p19.htm). En él afirma la posiblidad y necesidad de adoptar, desde el materialismo filosófico, una postura claramente liberal-conservadora, defensora de lo que hay (la democracia liberal burguesa, el capitalismo, la nación española actual monárquica y autonomista -aunque él luego se declare jacobino), y han sido sus posiciones las que han triunfado en el entorno del materialismo de Bueno. Es Felipe Giménez, y no otro, el verdadero "sucesor" de Gustavo Bueno, dejando a parte a la "famiglia", pues sus ideas ultraconservadoras, rozando en ocasiones el fascismo de estirpe mussoliniana y el franquismo ("Franco": http://www.nodulo.org/ec/2005/n045p23.htm), son las adoptadas de manera prácticamente unánime por los miembros de Nódulo Materialista y por la Fundación Gustavo Bueno. Independientemente de que hay textos de sobra en el propio Gustavo Bueno y otros donde esas posiciones fascistas no se podrían jamás defender, lo cierto es que a nivel ideológico son las posiciones de Felipe, amparadas en la defensa y protección que de él hacen personas como Rodríguez o Delgado, o también "Zarpax" (aunque este es más partidario del minarquismo económico neoliberal), las hegemónicas hoy día en el filomat. Y ello es así, entre otras cosas, porque ellos y otros han estudiado el filomat de Bueno por el filtro teórico del propio Felipe Giménez Pérez a través de dos libros suyos: "La ontología materialista de Gustavo Bueno" y "El materialismo filosófico de Gustavo Bueno", ambos editados por Pentalfa, la editorial de Gustavo Bueno Sánchez. Es decir, no han leído directamente a Bueno sin pasar por Felipe Giménez, sino que han pasado por sus vulgarizaciones para entender el esquema filosófico bueniano. Y eso se acaba notando.

2) El estructural: Se haga lo que se haga, si nadie va contra esas posiciones, y dando igual las perversidades morales de cada miembro (Giménez es un autodeclarado homófobo que, no obstante, no tiene reparos en reconocer que podría haber pagado a prostitutas, incluidas transexuales, para saciar sus apetitos concupiscentes, sin dejar de mencionar sus ya varias expulsiones de facebook por "acoso"; aunque podría hablarse de otros hechos de jaez también amoral, como parece haber ocurrido cuando fue profesor de un Tribunal de Selectividad hace varios años y suspendió a todos los que hicieron el examen de filosofía solo por el gran "error" de no haber hablado nadie en esa convocatoria en su prueba de Gustavo Bueno), los miembros de Nódulo Materialista se protegen siempre entre sí, y de ahí que sean los mismos desde hace años sin cambios y sin repercusión exterior alguna. Podría pensarse que parecen más un grupo ideológico profundamente sectario antes que otra cosa más sana. Pero lo cierto es que la pertenencia a Nódulo ha destrozado la vida de varias personas, entre ellas la de muchos de sus todavía miembros, incluido el propio Giménez.

Aquel fue el penúltimo episodio (hubo luego más) que llevó a la ruptura definitiva y total de Izquierda Hispánica con esta asociación. Ruptura que se agradece con el tiempo incluso por salud mental nuestra. He escrito esta entrada porque algunas personas, buenos amigos, me lo han pedido, y porque creo que es bueno reírse de las cosas que a uno le pasan. Lo cierto es que la imagen es graciosa, y siempre es mejor dar de comer a un monito mientras se bebe anís antes que justificar su violación, como ha hecho este sujeto y los que le protegieron.