lunes, 17 de octubre de 2016

Réplica a Marat


Publicado en Crónica Popular, nº 58:

http://www.cronicapopular.es/2016/10/replica-a-marat/




Brevemente, debido a que la discusión en Crónica Popular está tomando derroteros extraños, respondo a Marat:

1) Me reafirmo en todo lo dicho en mi artículo anterior “Crítica a Joaquín Robles López y a Marat“. No lo escribí para obtener “15 minutos de gloria” (tiempo que, según Andy Warhol, todos tendríamos de fama en el futuro, hoy presente). El texto tiene un sentido interno, de intra-historia, de lo que fue Izquierda Hispánica y su relación con el llamado en el artículo triunvirato. Como tocaba otros temas que lo trascendían (filosóficos, políticos) lo decidí mandar a Crónica Popular. Cualquiera que haya leído algunos artículos míos de los últimos cuatro años, verá que muchos están escritos para exponer reflexiones sobre cuestiones teóricas y políticas que ejemplifican mi progresivo alejamiento de IH en lo teórico y en lo político. Eso, y nada más, es el motivo de la redacción del mismo, y no implica afirmar que IH era “fascista”. Nunca lo fue.

04_01_marat
2) Marat, y otros, parten de una falacia: que te difamen o te insulten y la respuesta correspondiente a esa difamación e insulto. Parece ser que, para muchos, si te difaman e insultan (durante años) y no respondes, es que el que lo hace miente; si respondes, das la razón a las difamaciones y a los insultos. Esto no es verdad. Ahora bien, para el que difama e insulta, la reacción del difamado e insultado es lo de menos, pues tanto si responde como si no siempre le parecerá mal, y lo entenderá como un refrendo de sus difamaciones e insultos.

3) No enlacé los textos pero puse la referencia para que cualquiera los buscara. Y si Marat comparte las memeces que el tal “Jano Andaluz” (otro anónimo) decía sobre IH, entonces ambos comparten el mismo “ámbito de pensamiento”. Marat dio pábulo a Jano Andaluz. Y Marat en su artículo doble mintió sobre IH y sobre mí. Y lo sigue haciendo.

4) Me honra que me compare con el Quijote, en tanto éste es, según Gustavo Bueno, “espejo de la nación española”. Yo no llego a tanto, solo soy una persona que ha militado y milita en política, y que escribe. Y desde luego, no deseo pasar de ahí.

5) Su crítica a la nula comprensión de Bueno sobre la dialéctica del Diamat, a mi juicio, es un desbarre. Pues afirma tal cuestión sin demostrarla. Al igual que sus afirmaciones despectivas respecto a los argumentos sobre España del materialismo filosófico. Y no basta poner ejemplos históricos mal tratados como el de los comuneros (una revuelta contra una dinastía extranjera, y no una afirmación nacionalista castellana), o el de Felipe V y el centralismo borbónico. Centralismo que, dicho sea de paso, fue beneficioso para España y, también, para la burguesía catalana, pues ello le permitió acrecentar su riqueza mediante el comercio de esclavos con las antillas españolas en la empresa textil. A día de hoy, yo no conozco argumentos superiores sobre España que los de Gustavo Bueno. Y Maratno está preparado en absoluto para refutarlos. Y a día de hoy, no hay dialéctica materialista que pueda superar a la ontología materialista de Gustavo Bueno. Persona que, probablemente, haya sido el mejor conocedor del materialismo dialéctico soviético en el pasado siglo XX. No hay más que leer Ensayos Materialistas para comprobarlo. Podrán otros apoyarse en la dialéctica del filomat para corregirla o ampliarla, pero no renegar de ella.

6) Si Marat se afirma luxemburguista, a mi parecer lo hace de una manera muy bizarra (en el sentido anglosajón del término). El marxismo-leninismo es continuador de la izquierda jacobina, y favorecer los separatismos es, básicamente, antimarxista-leninista. Sobre qué ocurriría si una inmensa mayoría de catalanes o vascos quisieran separarse (y eso equivaldría a un 80% de su población), el propio Bueno respondió en sus Diez propuestas “desde la parte de España” para el próximo milenio, publicada en 1995 (http://www.fgbueno.es/gbm/gb1995di.htm). Pero mientras ese porcentaje de población no se de, hay que dar la batalla por la unidad nacional española y por disociar esa defensa de la unidad nacional de posturas de derecha. Solo la unidad de España puede beneficiar a las clases de trabajadores que viven en suelo español. Lo contrario es minar sus posibilidades políticas de mejorar sus condiciones de vida.

7) La foto mía con el Papa la usa para atacarme sacándola de contexto. Esa foto se debe a una recepción con el Papa Francisco a la que fue invitada Democracia Real Ya (Asociación DRY), en el año 2014, al llamado Primer Encuentro Mundial de Movimientos Populares (http://movimientospopulares.org; el segundo fue en Argentina). En aquel encuentro, en Roma, fuimos invitados DRY junto con otras organizaciones de todo el Mundo en su lucha contra la pobreza, la explotación y la opresión, cuyos militantes han sido víctimas de represión policial, militar, deshaucio de viviendas y tierras, tortura, amenazas, sicariato, etc. Por citar solo algunas organizaciones había allí gente de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, Stop Deshaucios, Vía Campesina, COPINH (organización a la que perteneció la asesinada Berta Cáceres, a la cual tuve el orgullo de conocer allí en Roma, por lo que aprovecho esta oportunidad para reconocer su valía como activista contra la explotación de la selva hondureña y lamentar su asesinato), la Hermandad Obrera de Acción Católica, la Oficina de Información del Kurdistán en Italia, la Cooperativa de Trabajo SUBPGA de los Trabajadores LTDA de Argentina, representantes del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas de México, la Comunidad Frayba, el diario Il Manifiesto, gente de Le Monde Diplomatique, el Sindicato Mexicano de Electricistas, gente del Industrial Workers of the World estadounidense (que ni sabía que todavía existía), el PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela) e incluso -para sorpresa de Marat-, varios militantes comunistas y socialistas de varios países (Suráfrica, India, Indonesia, Venezuela, Chile, Argentina, Cuba, México, Francia, etc.). Y si bien es cierto que la Iglesia Católica, en muchas ocasiones, ha sido, y es, un tapón político para la transformación social, también es verdad que, probablemente, sea la institución política que mayores transformaciones políticas ha provocado en la Historia occidental, para bien y para mal. Yo soy ateo, y reivindico la crítica materialista a la idea de Dios y a las religiones. Ahora bien, usar una foto contra mi persona sacada de contexto para, además de atacar a DRY, atacar a los obreros católicos y a los grupos que fueron a dicho encuentro, incluidos comunistas y socialistas, solo es propio de alguien que tiene muy mala fe. De hecho, el grito de guerra de todos los presentes en aquel Encuentro, la mayoría iberoamericanos, era “¡Globalicemos la lucha, globalicemos la esperanza!“. Que no es tan definido como “¡Todo el poder a los soviets!“, pero tampoco es el “¡Arriba España!” con el que trata de asociar Marat a IH, a DRY o al propio Gustavo Bueno.

Por cierto, dicha foto nos la hicimos todos los asistentes con él.

8) Es cierto que me interesé con reunirme con gente del Espacio de Encuentro Comunista. Se concertó una cita. Al final no pude ir. Pero al saber que es Marat quien “dirige” dicho espacio (lo entrecomillo porque seguro que dice que él no lo dirige), es mejor no volver a intentarlo.

9) Cuando yo entré en DRY ese tal Gustavo Morales (que yo no se ni quién es) ya no estaba. Hasta donde se, cuando DRY (antes de su escisión en dos) nació, allí se metía mucha gente. Evidentemente, también fascistas, como pasaba en general en todo el 15M. ¡Pero es que en DRY y en el 15M se metía gente de todo tipo: comunistas, fascistas, liberales, neoliberales, anarquistas, socialdemócratas, democristianos, gente sin ideología política clara, ateos, creyentes, etc.! Algo que no es ni bueno ni malo, sino lo que suele pasar cuando un movimiento político y social surge sin definición pretérita. Volviendo a DRY, todos esos fascistas y falangistas de que habla Marat fueron expulsados. De hecho, cuando yo llegué a DRY, no había ni uno desde hacía años. Y Pablo Gallego (al cualMarat llama Pablo E. DRY), al cual sí conozco, hasta donde yo se, jamás ha militado en nada relacionado con la extrema derecha. Y lo que sé de Pablo Gallego es que es una muy buena persona y un gran comunista, por mucho que a Marat le duela.

10) Basar una crítica teórica en enlaces de Internet es fútil. Tampoco Marat ha hecho crítica alguna a nuestras tesis teóricas. Quizás porque no puede. Es más fácil repartir carnets.

11) La República Única e Indivisible, unitaria, es el proyecto de Marx, Engels, Lenin y Stalin. No hay más que leer “El Estado y la Revolución” para comprobarlo. Marat reinsiste en sus complejos ideológicos al asociarlo al “Una, Grande y Libre”. Pues Marat, como muchos de su generación, confunde la historia de España con su biografía y su percepción del pasado de España a través de dicha biografía, como ejemplifica su pobre contrarréplica.

y 12) Si por pasado “fascista” hubiese que tirar a la basura a muchos militantes comunistas, o simplemente de izquierdas, no quedaría, en España, vivo casi ni el apuntador. Empezando por Julio Anguita, que sí estuvo en Falange, cosa que Gustavo Bueno no. Nuestro pasado nos influye, pero si no se han cometido crímenes horrendos, cualquier trayectoria es corregible, pues nadie piensa igual sobre muchas cosas que hace años. Ni nadie es responsable ni culpable de lo que pensaban sus padres o sus abuelos. Son parte de nuestra historia, pues heredamos de ellos cosas (carácter, experiencias). Pero no somos ellos. Criminalizar, como hace Marat, a alguien por sus ancestros o por su pasado (falso en mi caso), más allá de una mera descripción, cuando ha habido corte total con ese pasado ideológico, no tiene sentido. Y si yo he incurrido en ello en algún momento con alguna persona, o ha parecido que así ha sido, lo siento y lo lamento profundamente. Ello no deja de ser una actitud equivocada.

Conclusión:

La polémica no da para más. “Por sus obras los conoceréis”, es la mejor respuesta a quien se pregunte por unos y por otros. Y las obras, en mi caso, es lo que escribo y mis militancias. Todo lo demás, o es ámbito privado, o son boberías.

* Fe de erratas: en el anterior artículo dije que la Facultad de Filosofía de León, México, estaba en Nuevo León. Realmente está en León, Guanajuato.