jueves, 19 de septiembre de 2013

Lecciones de Venezuela a España que los izquierdistas españoles no pueden asumir


Mi post de hoy parte de este meme y de una conversación que tuve con mi amigo venezolano y bolivariano Thaylor Ruiz, a tenor de unas comparaciones necesarias entre el proceso revolucionario bolivariano que ha impactado tanto en el Mundo y los procesos separatistas en España y la falta de unidad de las clases de trabajadores españoles:



a) Este meme lo pude ver en redes sociales hace unos días. La frase del comandante Hugo Chávez (DEP) es contundente donde las haya: "Hay que olvidar las peleas tontas y las diferencias entre Nosotros mismos. Tenemos que Unirnos para Defender la Revolución y la Patria. Pongamos por delante la gran pasión: la Patria, el interés de la Nación". Hugo Chávez, además de ser el personaje político más importante de la Hispanidad en los últimos 30 años, y a pesar de los choques que tuvo con España (los cuales apunté y crítiqué aquí: http://www.armesilla.org/2013/03/chavez.html), no se le puede negar una cosa: es el impulsor político de la verdadera séptima generación de las izquierdas políticamente definidas, la populista democratista (término que no gusta en Venezuela, pero que han aplicado al proyecto bolivariano gente tan prestigiosa como Jorge Verstrynge -http://www.larepublica.es/2013/06/jorge-verstrynge-los-ricos-se-defienden-solos-y-los-pobres-no/- o Gustavo Bueno -http://www.nodulo.org/ec/2006/n053p02.htm-). Una izquierda definida en los siguientes rasgos: a) el sujeto revolucionario es el "pueblo", sin distinción de clases pero identificados sobre todo con sus capas más humildes, que a través del "poder popular", los vectores ascendentes del poder político y en interacción con los vectores descendentes de ese mismo poder, ejerce su soberanía y realiza la revolución socialista; b) izquierdas y derechas son conceptos caducos, pues la distinción sería en realidad entre demócratas radicales y socialistas anti-imperialistas y vendepatrias escuálidos, aún cuando el populismo democratista estaría más cerca de las izquierdas que de las derechas; c) no obstante, tendría también claros componentes derechistas que se cuelan a través de la reivindicación étnica indigenista y pluralista cultural; d) el proyecto universalista del populismo consiste en un Mundo multipolar sin hegemonía imperialista donde los "pueblos" se relacionen mediante el respeto a su soberanía política y su idiosincrasia cultural, proyecto que alcanzaría su desarrollo más pleno gracias a la constitución de una "Patria Grande" latinoamericana y caribeña que tenga algo que decir en el Mundo (UNASUR, ALBA, CELAC). Este meme resume un pensamiento que es esencial en el populismo bolivariano: la nación política, aún reconociendo las entidades étnicas indígenas, es una e indivisible, soberana e inalienable. Se sigue el axioma de Lenin: "Haced de la causa de la nación la causa del pueblo, y la causa del pueblo será la causa de la nación".

b) El proceso revolucionario populista democratista en Venezuela no fue en absoluto pacífico. Tuvo varios hitos violentos en el más puro estilo de la palabra, siendo tres lo que marcan la historia política de Venezuela hasta el asentamiento de la izquierda populista: 1) El caracazo de 1989, una misérrima matanza de civiles pobres de Guarenas y Caracas que protestaban contra la carestía de la vida masacrados por el Ejército, la Policía y la Guardia Nacional; 2) El golpe de Estado fracasado de 1992 liderado entre otros por Hugo Chávez y miembros muchos de ellos, incluido Chávez, del Movimiento Bolivariano Revolucionario - 200 y de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional afines al Partido Comunista de Venezuela y el Partido de la Revolución Venezolana. De esta raíz surge el núcleo que, tras su estancia en prisión y posterior sobreseimiento de culpa, organiza y conforma el Movimiento V República, cuerpo electoral político que llegó democráticamente al poder en 1998. 3) Este cuerpo variaría su curso en 2002 tras el golpe de Estado fracasado de 2002 que trató de acabar con Chávez, el cual fue rescatado del mismo por la acción conjunta entre militares leales al bolivarianismo y el "poder popular" en acción en las calles de todas las ciudades y pueblos del país. A partir de ahí, el curso de la revolución bolivariana alcanzaría su entidad plenamente socialista con la transformación del Movimiento V República en Partido Socialista Unido de Venezuela, hasta hoy.

c) El proyecto político bolivariano es republicano y unitario, está militarizado (armado) y ha asegurado la Pax Bolivariano-Chavista en toda Venezuela hasta el presente, no sabiendo si podrá continuar a medio-largo plazo (http://www.armesilla.org/2013/02/el-ocaso-del-bolivarianismo.html). No obstante, cuando hay ideólogos y sofistas en España que quieren implantar un régimen similar en la Madre Patria, como el sempiterno profesor Turrión, se olvidan que ese proyecto no toleraría en ningún caso el separatismo catalán o vasco, sino que reclamaría para España una República Unitaria, Presidencialista y Unicameral. Además, cuando en el Zulia hubo un fuerte movimiento separatista que al igual que el vasco o el catalán está basado sobre todo en el mantenimiento de privilegios económicos, aquel fue contenido y llevado a su actual marginalidad. ¿Cree alguien que un patriota venezolano, incluida la oposición, consentiría la separación del Zulia en un referéndum en el que solo los ciudadanos venezolanos censados en el Estado de Zulia puedan votar, negando el derecho de todos los venezolanos a decidir sobre algo esencial al presente y al futuro de su patria, como es su unidad, y encima con argumentos "democráticos"? Nadie en Venezuela consentiría esa afrenta, y un Turrión cualquiera en Venezuela sería públicamente denunciado por vendepatrias y cripto-neoliberal.

d) Cuando montones de españoles simpatizantes de la revolución bolivariana llegan a Venezuela y niegan allí su españolidad, diciendo que son vascos, catalanes, valencianos, andaluces, castellanos, extremeños, canarios, asturianos, etc.; cuando en Venezuela hay preocupación en algunos sectores (no todos, como ejemplifica el penoso Colectivo Simón Bolivar proetarra y antiespañol) ante un proceso de balcanización innecesario ahora que los pueblos necesitan Estados fuertes que aseguren la soberanía nacional frente al imperialismo depredador anglogermano; cuando proyectos como el absurdo de Hautôvia, en la que unos anarquistas (ideología de izquierdas dominante en España durante el primer tercio del siglo XX y finales del XIX que, tras la victoria de Franco en la Guerra Civil española, quedó diluido en otros movimientos como el liberalismo, el comunismo, la socialdemocracia y los nacionalismos étnico-fraccionarios hasta hoy), tratan de crear un "Estado libre de los mercados" (sic) en plena autovía (carretera, de ahí su nombre) de la Comunidad Autónoma de Madrid, y eso llega a Venezuela o a Russia Today como un "proyecto político serio", uno se da cuenta de que las "izquierdas españolas", y sobre todo aquellas balcanizantes, son tan enemigas de España como la Troika europeísta.

e) Y cuando un bolivariano coherente es el que te pone sobreaviso de estas cosas de manera tan contundente como lo ha hecho Thaylor Ruiz conmigo, yo lo único que puedo hacer es quitarme el sombrero ante él y ante muchos de sus camaradas populistas (le cito):
Primeras consecuencias negativas de la desunión de la América hispana: México pierde más d ela mitad de su territorio, Portugal se adueña de territorios amazónicas, restando espacio a Venezuela, Perú, Bolívia, Colombia, Ecuador, Argentina, Uruguay y Paraguay. Peor, Colombia debil pierde Panamá, República Dominicana se separa de Puerto Rico, Centro América se separa en pedazos y Honduras pierde Belice ante los ingleses. Los ingleses dividen Rio de La Plata en 3 países y nos quitan Trinidad y Tobago, Holanda nos quita Aruba Curazao y Bonaire, etc. Puro perder en vez de ganar o mantener.
f) En España las "izquierdas" asocian la idea de España con la Leyenda Negra y con Franco. Como si Franco hubiese inventado España, el agua y el Sistema Solar. Algo tan absurdo como si las "izquierdas" venezolanas asociaran la idea de Venezuela con Marcos Pérez Giménez, con quien podrían establecerse comparaciones. La existencia de Chávez ha mostrado que en Venezuela sus izquierdas no han caído en esa falacia ideológica. 

Ahora algunos en España quieren reproducir este proceso de balcanización hispánica a una escala menor ibérica, y además en nombre de la izquierda y de los "pueblos". Estas personas son necesariamente neutralizables a efectos políticos, pues nos alejan de la soberanía nacional, de nuestro acercamiento a la Hispanoamérica fuerte y unida en construcción y de ser algo y tener algo que decir con contundencia a una escala universal. Que tengan que ser viejas glorias de la izquierda socialdemócrata de la Transición como José Luis Corcuera o José Bono o del comunismo feminista como Lidia Falcón quienes defiendan la unidad de España frente a una caterva de menores de 40 años en su mayoría enfermos en su Hispanofobia no deja de ser una amenaza, y quizás un peligro, para las tareas políticas que España tendrá que enfrentar en las próximas generaciones. Y no es que esté cerca de la socialdemocracia de la Transición, sino que estoy más cerca, sinceramente, de la defensa de España de Corcuera, Bono y Falcón, y de la idea de Patria de Thaylor Ruiz, que del izquierdismo infantil de Escolares, Cintoras, Turriones, Errejones y Pastores de corte troskista-eserista y, por supuesto, antiespañol.

O vencemos a estos vendepatrias de izquierdas, o nos vencerá la anglosajonía una vez más, como venció y engañó, de manera contundente, a los libertadores americanos del siglo XIX.